Compartir

SITGES (BARCELONA), 17 EUROPA PRESS

El reputado cineasta japonés Takashi Miike ha desembarcado este jueves en el Festival Internacional de Cine Fantástico y Animación en Sitges (Barcelona) con el western urbano 'Shield of Straw' (2013), que deja atrás sus características tramas violentas, en que aparecen ríos de sangre, para dar paso a un 'thriller policíaco' con altas dosis de terror psicológico.

“Quien quiera ver brazos y piernas rotas deberá ir a la sala de 'Lesson of the evil' (2012)” –también suya–, ha advertido el director de 'Trece asesinos' antes de la proyección de la película en el festival, que este año le entregará su gran Premio Honorífico.

“Mate a este hombre y recibirá un millón de yenes como recompensa” es la frase inicial de la película, que pronuncia el abuelo de una niña de siete años asesinada a sangre fría presuntamente por el joven Kiyomaru.

Con esta publicidad publicada en todos los periódicos japoneses, el multimillonario Ninagawa pone un precio a la cabeza del presunto asesino de su nieta, y millones de enemigos potenciales obstaculizan la ruta de los policías responsables de escoltar a Kiyomaru hasta Tokyo, transformando el periplo en una persecución infernal.

La película del prolífico director japonés plantea el dilema moral que supone la pérdida de numerosas vidas humanas, especialmente de los que velan por la seguridad del joven, en aras de proteger al presunto asesino, al que muchos candidatos quieren matar para hacerse con el botín, y supone también a la integridad moral de uno de los policías.

Tras diez años de su paso por el festival, Miike ha celebrado su regreso al evento, que en numerosas ocasiones ha manifestado su adoración por el director, considerado un referente para las generaciones contemporáneas de realizadores.

MAESTRO PSICÓPATA

Sitges ha homenajeado a Miike con la proyección en la Sección Oficial Fantástico en Competición de su trabajo 'Lesson of the Evil', que narra los traumas que padece un maestro psicópata.

Aprovechando su presencia en Sitges, el Festival programará también una retrospectiva-homenaje a Miike y publicará un libro sobre su figura.

En 2003 –un año después de compartir ex-aequo el premio Orient Express por Araburu Taashi-Tachi (Agitator)–, Miike llegó a Sitges para recibir el premio la Máquina del Tiempo.

Ese mismo año, ganó un reconocimiento a los mejores efectos especiales por 'Gozu', premio que repitió el siguiente año, esta vez por 'Izo'.

En Sitges 2008, obtuvo una Mención Especial del Premio Noves Visions por 'God's Puzzle', y en el 2001, Sitges proyectó 'Hara Kiri: Death of A Samurai' y el año pasado, programó en la sección Noves Visions 'For Love's Sake'.