Compartir

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El acto de conciliación celebrado este jueves entre el exministro y ex secretario general del Partido Popular Francisco Álvarez-Cascos y el abogado de Izquierda Unida (IU) Enrique Santiago por la querella anunciada por el exdirigente 'popular' por haber sido implicado en el 'caso Bárcenas' ha terminado sin acuerdo tras negarse el dirigente de IU a retirar sus acusaciones.

Cascos formalizó a principios de este mes de octubre su querella contra Enrique Santiago, miembro de la dirección federal de IU y abogado que coordina sus actuaciones en la investigación que se sigue en la Audiencia Nacional por la supuesta financiación ilegal del PP y el cobro de donaciones irregulares destapadas a partir de los denominados 'papeles de Bárcenas'.

Este jueves se ha celebrado un acto de conciliación en el Juzgado de Primera Instancia nº 5 de Madrid en el que Enrique Santiago ha rechazado ante los abogados de Cascos retirar las actuaciones judiciales emprendidas por IU y las acusaciones que en ellas realizan.

La coalición de izquierdas, junto a las demás organizaciones autoras de la querella por los 'papeles de Bárcenas', pidió al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz la imputación de Álvarez-Cascos en la causa que investiga por su actuación como tesorero del PP entre 1990 y 1993.

CASOS DEBE AHORA DECIDIR SI SIGUE ADELANTE

Enrique Santiago ha explicado que, una vez celebrado sin acuerdo el acto de conciliación, ahora debe ser Cascos el que decida si sigue adelante con su “temeraria” acción penal. Según ha sostenido, IU se limitó a incluirle en la causa después de las “múltiples” referencias hechas a él en el marco del caso en los informes policiales, los medios de comunicación y las declaraciones del propio Bárcenas.

Según ha subrayado, el extesorero 'popular' atribuye hasta 75 apuntes contables a Cascos de los papeles con la supuesta contabilidad B del partido como “receptor de dinero o recaudador de presuntos fondos procedentes de pagos ilegales al PP por parte de empresas”, lo que supone “sobrados indicios de su presunta vinculación” con la causa.

En el escrito presentado al juzgado, Santiago alude a la “evidente trascendencia social” de los delitos investigados y atribuye la querella de Cascos a “impedir que se conozca la gravedad” de estos delitos, tanto en la causa Gürtel como en la de los 'papeles de Bárcenas'.

EL EXMINISTRO PIDE 20.000 EUROS

En su demanda, Cascos pedía a IU una indemnización de 20.000 euros “que se calculan por ahora y sin perjuicio de ulterior valoración”, además del pago de las costas, ya que considera que las acusaciones contra él se han hecho para “trepanar” su dignidad, “colocándola en una situación irreparable y probablemente irreversible”.

El exdirigente 'popular' considera que el único objeto de estas acusaciones es “despedazarle públicamente” atacando “gravemente su dignidad como político y como persona”.