Compartir

SEVILLA, 17 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha pedido a los sindicatos la misma “transparencia, contundencia y firmeza” contra la corrupción que ella se aplica en el Gobierno andaluz y que también solicita a su partido. “Ellos (los sindicatos) lo van a agradecer y los ciudadanos también se lo van a agradecer a ellos”, ha añadido.

Así se ha pronunciado la presidenta del Ejecutivo andaluz durante su intervención en un desayuno coloquio organizado por la cadena Ser en Sevilla, tras ser preguntada por la imagen de los sindicatos por su presunta implicación en el caso de las irregularidades en los expedientes de regulación de empleo (ERE).

Díaz ha indicado que los sindicatos son un “instrumento fundamental” en un modelo de convivencia. “Quien intente destruir los sindicatos o cualquier órganos de representación social clave y de diálogo social se equivoca y le está haciendo daño a la sociedad en su conjunto”, ha apuntado la presidenta.

Preguntada por la instrucción del caso de los ERE, Díaz ha asegurado que “nunca” va a opinar sobre los autos, “ni cuando beneficie a mi gobierno o al partido en el que milito, ni cuando sean contrarios”. No obstante, sí ha pedido “celeridad” porque “la justicia es más justa cuando es rápida”.

Además, ha insistido en que los ciudadanos no entenderían que después de la instrucción que se ha realizado haya delitos que prescriban y ha defendido que “quien se haya llevado un solo euro de lo público tiene que pagarlo y también devolverlo, cayendo el peso de la Justicia con toda contundencia sobre esas personas”.

Preguntada sobre las recientes manifestaciones a las puertas de los juzgados y los gritos a la juez que instruye el caso, Mercedes Alaya, la presidenta de la Junta ha dejado claro que “nunca” estará a favor de que se jalee a un juez ni tampoco de que se le haga un 'escrache' como el que sufrió la citada magistrada.

Asimismo, la presidenta de la Junta ha indicado durante su intervención en estos desayunos que la corrupción es una de las causas de la desafección política actual y que ha suscitado una “enorme alarma social”. Ante ello, ha considerado que “hay que sacar la cabeza, respirar aire limpio y gobernar con las ventanas abiertas”.

Ha dado su palabra de ser “implacable” ante la corrupción y se ha mostrado convencida de que los políticos que no cumplan con su obligación al frente de la lucha contra la corrupción “se verán arrastrados por una ola de indignación ciudadana que pasará sobre ellos”.

Finalmente, ha subrayado que el pacto que ofreció al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para la regeneración democrática no pretendía “tapar la corrupción, sino combatirla”.