Compartir

Se queja de que Díaz, “heredera de una forma de hacer política”, “no haya tomado decisiones aún”

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El presidente del PP-A, Juan Ignacio Zoido, ha descartado a los ministros andaluces, Cristóbal Montoro, Fátima Báñez y Miguel Arias Cañete, como posibles candidatos a la Presidencia de la Junta y ha defendido que el partido en Andalucía tiene “un magnífico banquillo”.

Durante su participación en el Foro ABC-Deloitte, que ha tenido lugar este miércoles en Madrid, Zoido ha dicho que los 'populares' andaluces están “muy orgullosos de los tres ministros de procedencia andaluza” pero no contempla que abandonen sus puestos para dedicarse a la política regional porque son “necesarios” donde están.

Así, ha defendido que la ministra de Empleo, Fátima Báñez, –presente en el acto– “está dando ejemplo de diálogo abierto y afrontar la reforma”, dando a entender que no estamos “tan sobrados” como para que tenga que dejar su puesto en el Gobierno. “Para nosotros es un lujo pero ella es necesaria donde está”, ha añadido.

Sobre el titular de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el jerezano Miguel Arias Cañete, ha dicho que está demostrando cómo es capaz de gestionar la PAC y los intereses de España. “Tampoco”, ha dicho el responsable del PP-A descartando a éste, lo mismo que sobre Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, que está “pilotando el cambio”.

Zoido ha dicho que, en cualquier caso, el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, y la secretaria, Dolores de Cospedal, tienen “un compromiso con Andalucía muy fuerte” porque los resultados electorales en la región tienen mucha trascendencia a nivel nacional y ha defendido que será la Dirección nacional la que junto a la regional tome la decisión sobre el momento, el proceso y el nombre del candidato andaluz.

Esa elección responderá –ha dicho Zoido– al interés general “y no a los intereses propios como ocurre en otros partidos” en los que “las sucesiones prácticamente se han convertido en una rutina”. “Reclamamos que se nos respete para que lo podamos hacer con absoluta lealtad a Andalucía”, ha pedido.

Además, sobre la elección, ha dirigido a los empresarios una preguntas asegurando que, si tienen una estrategia de empresa, ¿hacen caso de lo que dice la competencia o quieren gobernar su destino de acuerdo a la estrategia que tengan diseñada?”.

Tras descartar a los tres, ha defendido que, frente a eso, en Andalucía el PP tiene “un magnífico banquillo” para ser capaces de escoger quién va a ser el candidato y, al mismo tiempo, ganar y gobernar en la comunidad autónoma.

En ese sentido, ha previsto que entregará el partido a alguien que será capaz de ganar y gobernar la Junta porque, convencido de que “nada es imposible en la vida”, Zoido considera que el PP ganará y gobernará en Andalucía. “En estas circunstancias que atravesamos, que no son nada fáciles, las políticas del PP y el equipo del PP sabrán dar respuesta en el momento oportuno”, ha indicado el dirigente 'popular' que, nuevamente se ha descartado como candidato aseverando que a él le domina “una pasión” que es Sevilla.

El también alcalde de Sevilla ha defendido que el PP no quiera dar a conocer por el momento el nombre de su candidato y ha ironizado con que “cada día queda menos” para conocer quien será pero ha previsto que no se dará a conocer en la interparlamentaria que el partido celebrará en unas semanas en Córdoba.

SUSANA DÍAZ, “DE GIRA”

El auditorio del Foro ABC ha pedido a Zoido que realice una valoración de la Presidencia de Susana Díaz y si confía en que desbloquee los proyectos que, a su juicio, han sido apartados por el gobierno de José Antonio Griñán y ha mantenido que, por el momento, la presidenta andaluza está “de gira”, únicamente realizando “declaraciones” pero sin “tomar decisiones”.

Para el dirigente 'popular', Díaz es “heredera” de “un sistema, un método y una forma de hacer política” que, entre sus consecuencias, han tenido los “escándalos” de los ERE, por lo que considera que ” mientras no lo demuestre es heredera de las formas de hacer política del PSOE”.

“Está diciendo unas cosas pero no sabemos si va a hacer lo que dice o mantener la misma forma de hacer política”, ha añadido el regidor, para quien también es curioso que la presidenta reciba en su toma de posesión al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y se defina como heredera de éste y después, asuma “un discurso españolista” y critique al exdirigente en lo referente al Estatut catalán.

Así, tras quejarse de que la dirigente no haya “tomado ninguna medida todavía”, prevé que su gestión será “frustrante” y que el bipartito “se radicalizará y no servirá para nada”, le ha pedido que “no maltrate más a Sevilla”.

Por el momento, los inicios no han sido buenos para el alcalde, que ha indicado que ayer ambos estuvieron juntos y se hicieron “una foto” para “desbloquear un tema del Polígono Sur” pero que ha lamentado que el nombramiento de la responsable de la oficina del Comisionado, en lugar de ser una propuesta de consenso, llegó a la Alcaldía a través de los medios de comunicación. “Seremos testigos de excepción en Sevilla si va a ayudar a la ciudad o, como hizo el señor Griñan y el señor Chaves, se pone de espadas a los intereses de la Sevilla.

Durante su discurso inicial, y ante la presencia de las ministras Fátima Báñez y Ana Mato; la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; la defensora del Pueblo, Soledad Becerril; el presidente de Unicaja, Braulio Medel; o el presidente de la CEA, Santiago Herrero, entre otros, ha defendido su gestión al frente del gobierno municipal y cómo la deuda ha sido rebajada de 703 millones de euros en 2011 a 491 millones; o cómo de un remanente de tesorería en 2010 de -22 millones de euros se ha pasado a un superávit de 47 millones.

El regidor también ha repasado las medidas tomadas para adelgazar la administración local, los proyectos en infraestructuras o las medidas futuras, lo que le ha llevado a afirmar que “estamos en el camino de conseguir la Sevilla que todos queremos”.