Compartir

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El Teatro de la Zarzuela acoge desde este sábado hasta el 10 de noviembre el primer programa doble de la temporada, integrado por La Verbena de la Paloma (Tomás Bretón) y 'Los Amores de la Inés' (Manuel de Falla), en versión escénica de José Carlos Plaza.

Dos obras repletas de amores, desamores, chulería, pasión y celos, cuyo punto fuerte reside en unir en la misma noche a Bretón y Falla, recuperando de este último una de sus primeras obras para la escena, que se consideraba perdida hasta ahora.

De esta manera, el director de Escena, José Carlos Plaza, construye un “diálogo” con un título prácticamente desconocido como 'Los Amores de Inés', con la que probablemente sea la pieza más famosa del género chico, 'La Verbena de la Paloma'.

En ambos casos, Plaza lleva a los personajes por calles, plazas y tabernas madrileñas mientras son zarandeados por sus pasiones amorosas. Eso sí, en esta ocasión desprovistos de ese exceso de casticismo lingüístico inherente al género, de manera que propone un montaje “hecho con seres humanos de verdad que hablan de verdad”.

“DIÁLOGO ENTRE OBRAS”

El director del Teatro, Paolo Pinamonti, ha admitido que fue idea de Plaza “construir ese diálogo” entre dos obras, que da un resultado final en el que la “grandeza” de 'La Verbena de la Paloma' “engloba” a 'Los Amores de Inés'. “Con el amor que nace de la miseria como gran paralelismo entre ambas historias”, ha apostillado.

Pinamonti ha recalcado que la representación de 'Los Amores de Inés' es un “estreno en tiempos modernos, después de su presentación original en 1902”. Según ha dicho, “se trata de una zarzuela que se consideraba perdida, que ahora se pone de nuevo en escena gracias a los trabajos de búsqueda y conservación del Archivo Manuel de Falla”.

De hecho, cuando en 1902 se estrenó esta pieza en el Teatro Cómico, Manuel de Falla tenía 25 años, había completado sus estudios musicales en Madrid y estaba intentando ganarse la vida en la capital trabajando en el teatro lírico, a pesar de lo cual fue ésta la única de las seis zarzuelas que escribió que vio representada.

Bien diferente era la situación de Bretón cuando ocho años antes, en 1894, había estrenado 'La Verbena de la Paloma' con 44 años y con una trayectoria exitosa en la que había destacado por su defensa de la ópera española. Resulta curioso, por tanto, que encontrara su mayor éxito con esta obra del género chico que tanto había denostado.

El director musical del Teatro de la Zarzuela, Cristóbal Soler, ha querido destacar que este doble montaje cuenta con un “elenco de excelentes actores que también son cantantes líricos”, algo para nada habitual y que supone un “gran paso”, así como una oportunidad para “recrear un Madrid sonoro que es además un homenaje musical al Falla joven”.

En el reparto de 'Los Amores de Inés' destacan Susana Cordón (Inés), Pepa Gracia (Felipa), Monste Peidro (Blasa), Enrique Ferrer (Juan), Santos Ariño (Señor Lucas), Juan Carlos Martín (Fatigas), Israel Frías (Moreno), Xavi Montesinos (Rata Sabia) y Ángel Pardo (Araña).

Por su parte, en 'La Verbena de la Paloma' están Enrique Baquerizo (Don Hilarión), Emilio Sánchez (Don Sebastián), Damián del Castillo (Julián), María Rodríguez (Señá Rita), María Rey-Joly (Susana), Mar Abascal (Casta) y Amelia Font (Tía Antonia).