Compartir

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha defendido este miércoles que la Ley de Desindexación que próximamente aprobará el Gobierno evitará que el gasto de 40.000 millones de euros que anualmente realizan las familias españolas en ciertos servicios públicos aumente automáticamente en cada ejercicio por la actualización a la inflación.

Así lo ha subrayado durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso, donde el socialista Román Ruiz le ha preguntado por el impacto que las últimas medidas del Ejecutivo sobre precios y las tarifas tendrán en la economía española.

El titular de Economía ha comenzado destacando el dato de inflación está en un nivel “especialmente reducido” del 0,3%, lo que “permite que las familias y las empresas españolas ganen en competitividad y capacidad adquisitiva”.

Además, ha subrayado que la Ley de Desindexación “evitará fundamentalmente que una serie de servicios públicos se actualice automáticamente como hasta ahora, y que para un gasto de las familias próximo a los 40.000 millones de euros haya una subida automática de esos servicios públicos”.

REFORMA ENERGÉTICA.

A renglón seguido, De Guindos ha defendido las medidas aprobadas por el Ministerio de Industria en relación con el sistema energético, que buscan afrontar el “crecimiento exponencial” del déficit de tarifa desde 2005 que el anterior Ejecutivo socialista “nunca abordó”.

“Un déficit (derivado) del crecimiento de los costes del sistema sobre todo por las primas a las renovables, y que entre 2003 y 2011 se ha más que duplicado y que ha incrementado la factura al consumidor medio en un 63%, a pesar de lo cual el déficit sigue creciendo”, ha añadido.

Por eso, el Gobierno ha planteado reformas que buscan “un esfuerzo compartido y equilibrado” entre empresas, Estado y consumidores para “garantizar el suministro al menor coste posible” sin tener que trasladar todo el déficit de tarifa –de unos 10.500 millones de euros este año– al recibo de la luz, lo que hubiera supuesto un incremento del precio que pagan los ciudadanos del 42%.

“La reforma energética es otro problema más sin resolver que nos dejaron, como el déficit público o el sistema financiero. Hemos tenido que abordarlo desde la defensa del consumidor y del interés general del país, y es una reforma que se enmarca en corrección de los desequilibrios macroeconómicos de España. Eso es lo que ha hecho el Gobierno: abordar el problema y solucionarlo”, ha zanjado.

FALTA COMPETENCIA.

Por su parte, el socialista Román Ruiz ha replicado al ministro que las reformas energéticas aprobadas “no solucionan la falta de competencia efectiva en el mercado mayorista de electricidad”, tal y como ha avisado la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), y ha apuntado que “el sistema de subastas no garantiza una formación de precios competitiva y eficiente que, además de asegurar un suministro seguro y de calidad, tenga un menor coste para los consumidores”.

A renglón seguido, ha recordado que desde 2012 el precio de la energía se ha incrementado un 15%, lo que está “mermando la renta disponible” de 15 millones de familias, que se están viendo “aún más empobrecidas”, a la par que “supone una amenaza grave para la competitividad de la industria y castiga con sobrecostes excesivos a más de 3 millones de pymes”.

“Estas medidas ineficaces e injustas, además, no han solucionado el déficit de tarifa, porque lo que pasa es que entre las decisiones de (el ministro de Hacienda, Cristóbal) Montoro, (del ministro de Industria, José Manuel) Soria y de usted es que nadie entiende nada, como con el recibo de la luz. Es una contrarreforma recaudatoria y cuya consecuencia es el aumento de la luz. Sólo Irlanda y Chipre tienen precios más caros”, ha añadido Ruiz, preguntando a De Guindos qué medidas tomará su departamento para evitar que los “aumentos continuados del precio de la electricidad perjudiquen” a los españoles.