Compartir

DUBAI, 14 (Reuters/EP)

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Javad Zarif, ha expresado su esperanza de que la reunión que mantendrá este martes y el miércoles en Ginebra con los representantes del grupo 5+1 permita llegar a un acuerdo para el diseño de “una hoja de ruta” que ponga fin al contencioso nuclear.

“Será el comienzo de un vía de avance difícil y relativamente costosa en tiempo”, ha declarado el ministro en relación con las conversaciones de Ginebra, las primeras desde la llegada al poder del actual presidente iraní, Hasán Rohani.

“Espero que el miércoles podamos llegar a un acuerdo sobre una hoja de ruta que permita hallar la senda de una solución”, ha agregado, en un mensaje difundido ayer domingo en su cuenta de Facebook.

“No obstante, incluso con la buena voluntad de la otra parte, para que se alcance un acuerdo sobre los detalles y para que se pueda empezar a aplicar probablemente necesitemos de otra reunión a nivel ministerial”, ha advertido el miinistro.

LAS CONVERSACIONES

Los representantes del grupo 5+1, que forman Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania y la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, se reunirán este martes y miércoles en Ginebra con Zarif con el objetivo de tratar de avanzar en una solución diplomática al programa nuclear iraní.

“Esperamos que Irán finalmente venga con propuestas constructivas y concretas. Esperamos ver sus ideas”, ha explicado a Europa Press el portavoz de Ashton, Michael Mann. “Tenemos mucha ambición para avanzar rápidamente. Ya es tiempo para resultados tangibles”, ha precisado.

Los países occidentales ya señalaron hace meses a Teherán su disposición de levantar algunas sanciones económicas contra Irán, como la prohibición de comerciar en oro, si acepta dar una serie de pasos que garanticen que su programa no persigue fines militares, como dejar de enriquecer uranio al 20 por ciento, retirar del país o reconvertir sus reservas de uranio enriquecido al 20% y cerrar su planta subterránea en Fordo. No obstante, no se levantaría en un primer momento el embargo al petróleo iraní.

Las autoridades iraníes han expresado de nuevo este domingo su rechazo a la posibilidad de que las reservas de uranio enriquecido con las que cuenta el país sean llevadas al extranjero, tal como proponen Estados Unidos y sus aliados.

“Por supuesto que vamos a negociar sobre la forma, la cantidad y los niveles de enriquecimiento, pero el traslado de material fuera del país es nuestro límite infranqueable”, aseguró el viceministro de Asuntos Exteriores de Irán, Abbas Araqchi, según la televisión estatal iraní.

Teherán sostiene que utiliza el uranio enriquecido con fines pacíficos, pero Estados Unidos y sus aliados sospechan que el objetivo de los iraníes es la fabricación de armamento nuclear.