Compartir

PAMPLONA, 13 (EUROPA PRESS)

Cientos de personas han formado un “muro popular” en la plaza Navarrería de Pamplona para intentar dificultar la detención de Luis Goñi, condenado por el Tribunal Supremo a seis años de cárcel por su pertenencia a Segi y que ha reaparecido este domingo en la capital navarra tras dos meses escondido.

A través de un vídeo difundido por Herri Harresia (muro popular), Goñi hizo pública esta pasada semana su decisión de reaparecer, después de que fuera arrestado el pasado 29 de septiembre Xabier Sagardoi, alias 'Xapo', otro joven que compartía escondite con él por los mismos hechos.

La reaparición de Luis Goñi se ha producido sobre las 14.30 horas en la plaza Navarrería de Pamplona. Acompañado por amigos y simpatizantes de este movimiento, Goñi ha llegado desde la calle del Carmen a Navarrería donde le esperaban cientos de personas que le han recibido con aplausos y gritos de apoyo.

Goñi se ha situado en el centro de la plaza, junto a la fuente, lugar en el que ha sido rodeado por una decena de personas que permanecen de pie junto a él. Además, varios cientos de congregados se han sentado en la calle para intentar dificultar su detención formando el denominado 'muro popular'.

Todos ellos continuaban esta tarde en la plaza Navarrería a la espera de que la Policía Nacional entre para detener al joven navarro. Según han informado fuentes de la Delegación del Gobierno a Europa Press, la Policía está esperando el “momento más adecuado” para acceder a la plaza y proceder a la detención del condenado por pertenencia a Segi.

En las inmediaciones de la plaza Navarrería se encuentran distintos representantes políticos de formaciones nacionalistas como el diputado de Amaiur Sabino Cuadra, los parlamentarios forales de Bildu Maiorga Ramírez y Bakartxo Ruiz y la parlamentaria de Aralar-NaBai Asun Fernández de Garaialde.

MANIFESTACIÓN A FAVOR DE LA DESOBEDIENCIA

Antes de la reaparición de Luis Goñi en la ciudad, se ha desarrollado por las calles de Pamplona una marcha a favor de “la desobediencia civil no violenta”, convocada por el movimiento Herri Harresia, que ha partido pasadas las 12.20 horas de los cines Golem de la capital navarra.

Tras la pancarta 'Desobedientziaz libre bizi' (Vive libre mediante la desobediencia), miles de personas, unos 2.500 según la Policía Nacional, han recorrido el centro de la ciudad en una manifestación que ha culminado frente al Monumento a los Fueros, en el Paseo de Sarasate.

Los asistentes a la marcha, ataviados con pañuelos naranjas, han proferido gritos a favor de la desobediencia y del “muro popular” y han mostrado su apoyo tanto a Luis Goñi como a Xabier Sagardoy, ambos condenados por la Justicia.

Antes del comienzo de la protesta, en representación de los convocantes, Begoña Zabala ha destacado que Herri Harresia ha querido construir “un muro humano lleno de afecto y de protección para pretender, y probablemente conseguir, que Luis Goñi no sea encarcelado, porque es una detención injusta”.

Zabala ha enmarcado esta acción “dentro de la lucha” que el movimiento está realizando “para evitar que haya más encarcelamientos injustos”. “Vamos a seguir con esta trayectoria de desobediencia civil contra los mandatos injustos”, ha asegurado en declaraciones a los periodistas.