Compartir

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha afirmado este martes que discrepa “totalmente” del momento que ha elegido la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, para pedir una revisión de la financiación autonómica, subrayando que esa tarea “no toca” hasta el segundo semestre de 2014.

En una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, Montoro ha dejado claro que en la agenda del Gobierno lo primero es “salir de la crisis” antes de discutir otros asuntos. “Una financiación autonómica nueva es un reparto y ¿qué vamos a repartir si no tenemos crecimiento ni aumento de las bases de los impuestos?”, se ha preguntado.

El ministro no cree que una reforma de la financiación autonómica sea parte de la salida de la crisis sino, al contrario, que una vez que mejore la situación económica habrá mejor “caldo de cultivo” y menos “enfrentamiento” para negociar el nuevo modelo.

“La financiación autonómica no es fácil y hacerla en medio de la crisis donde todavía hay un deterioro importante del mercado de trabajo es el peor de los escenarios”, ha argumentado, pidiendo a todo el mundo, “y también al Partido Popular de Cataluña”, que se hable “de lo que verdad importa a la mayoría de los catalanes, la salida de la crisis”.

“La financiación autonómica la abordaremos a partir de la segunda mitad del año 2014 cuando el escenario económico de España entera sea positivo”, ha recalcado, añadiendo que “lo que le conviene a Cataluña es lo que le conviene a España, que es crecer y crear empleo cuanto antes y a partir e de ahí empezaremos otro tipo de debates”.

Montoro, que se reúne este martes con Sánchez-Camacho en el Ministerio, ve “respetable” que otros responsables políticos tengan agendas y prioridades distintas a la suya, pero les ha advertido de que “no se pueden interponer los criterios” porque si no no se saldrá “bien de esta crisis”.

Y en este punto, ha defendido que España está saliendo de la crisis gracias a que se trabaja en conseguir “un país más competitivo”, “empresas que puedan estar en el mundo”, a exportar mejor y a mejorar las finanzas del sector público, además de pedir “un esfuerzo” a los españoles con los impuestos.

Además, ha dejado claro que “no se debe singularizar la financiación catalana con un planteamiento político que es claramente independentista” y que lo que hay que hacer es convencer a ese sector de que la independencia de Cataluña supondría un “retroceso económico muy importante” y “turbulencias” derivadas de la salida de la UE. “Este es el denbate, no es el otro”, ha rematado.

LA FINANCIACIÓN ES PARA GARANTIZAR LOS SERVICIOS

Según Montoro, el enfoque no es buscar una singularidad para Cataluña, sino que Cataluña “necesita un sistema de financiación que garantice la provisión de servicios públicos” y en ese sentido la demanda es similar a la de “la gran mayoría” de comunidades –ha citado a la Comunidad Valenciana, Murcia, Baleares o Madrid– donde hay “bastante descontento” con el sistema actual de financiación.

Con todo, el ministro cree que Sánchez-Camacho “hace su papel” y ha asegurado que él lo valora mucho, al tiempo que ha enmarcado la reunión de hoy entre ambos en los encuentros normales entre miembros del Gobierno y dirigentes del PP, para que ella le traslade cómo ve la situación de Cataluña y, al mismo tiempo, conozca la agenda de trabajo del Ejecutivo.