Compartir

“Si somos los mejores, ayudemos a mostrarlo al mundo con un sistema deportivo moderno, ágil, ilusionante y con capacidad de regeneración”

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

La nueva directora general de Deportes del Consejo Superior de Deportes, Ana Muñoz, ha tomado posesión este viernes de su nuevo cargo reafirmándose como “la dama de acero” si eso supone “querer con corazón de acero al deporte, a los deportistas y a lo que necesitan”, al tiempo que ha pedido a sus ya excompañeros de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD) que conviertan al organismo “en un referente internacional envidiable en el resto de países”.

Muñoz Merino juró su nuevo cargo en la sede del Consejo Superior de Deportes bajo la atenta mirada del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, y del presidente del CSD, Miguel Cardenal, entonando un discurso de casi nueve minutos en el que dibujó las líneas maestras de su proyecto, trufado con citas de autores como Rilke, Quevedo o Flaubert.

“Aspiro a ser lo que parezco. No sé si la fama me precede o no, pero lo cierto es que quiero ser realmente lo que parezco. Conquistar para convencer y así poder vencer. Me han calificado en alguna ocasión de 'dama de acero'. Es cierto, si eso permite entender que quiero querer con corazón de acero al deporte, a los deportistas y a lo que necesitan”, declaró Muñoz, que inició su parlamento agradeciendo la “confianza depositada” en ella.

“Me siento deudora de esa confianza. Suelo saldar mis deudas, confío en devolver con creces e intereses ésta que ahora asumo. No puedo negar que los retos son importantes, pero no tengo duda de que con la ayuda de todos podré afrontarlos”, subrayó.

Desde su nuevo cargo, Muñoz aspira a que “ciudadanos desde el sofá se conviertan en exitosos deportistas, se muevan también para hacer que el deporte sea un éxito en sí mismo solo con practicarlo”, dentro de su idea de “involucrar a la sociedad, a los ciudadanos y las empresas para hacer que esos éxitos también sean de ellos”. “En definitiva, involucrarles en la gestión deportiva no desde un punto de vista tradicional, sino moderno y económicamente rentable para las empresas”, desgranó.

Para lograrlo, entiende que se deben “mirar los retos de España con una perspectiva constructiva e ilusionante”. “Estoy convencida de que conseguiremos que el deporte, como seña de identidad del país, redunde en beneficio de España y de los españoles. Buscaré que los deportistas tengan la oportunidad de competir más y mejor, de encontrar más medios y mejores oportunidades a través de las federaciones, a las que necesitamos ayudar a comunicar lo que realmente hacen. Les ayudaremos en las dificultades que tengan y cuando las dificultades se tornen errores estaremos aquí para ayudarles”, se ofreció.

“Si somos los mejores, ayudemos a mostrarlo al mundo a través de un sistema deportivo moderno, ágil, ilusionante y con capacidad de regeneración”, pidió la directora general, que mostró su empeño en “recorrer todos aquellos rincones para convencer a quienes pueden invertir de quien merece la pena hacerlo, de que el retorno no son solo las ayudas fiscales”.

Tras agradecer la labor de su predecesor en el cargo, David Villaverde, Muñoz lanzó una arenga a los integrantes de la Agencia Española de Prevención de la Salud en el Deporte, cuya presidencia abandona ahora. “Que la agencia continúe siendo lo que ha conseguido ser, la mejor. Que la conviertan en un referente internacional envidiable en el resto de países. Ayudará al deporte español. No me voy, simplemente hago unos metros más allá en este campus maravilloso”, zanjó.