Compartir

“En Barcelona me he sentido hasta vetado”, dice el coreógrafo

BARCELONA, 3 (EUROPA PRESS)

El Víctor Ullate Ballet celebrará sus 25 años en Barcelona con 'Seguiriya, Tres, Après Toi, Bolero' en el Teatre Victòria con siete únicas funciones entre el 8 y el 13 de octubre, ha explicado en rueda de prensa el coreógrafo y director de la compañía, Víctor Ullate, y el director artístico, Eduardo Lao.

Aunque el montaje se ha estrenado recientemente en Vichy (Francia) y Zaragoza, tendrá lugar el estreno absoluto en Barcelona y Madrid de la pieza 'Bolero', con música de Maurice Ravel y una ambientación de los años 20 y “el glamour de las mujeres y los ballets rusos”, con la que el coreógrafo ha asegurado haberlo pasado muy bien.

'Bolero' reflexiona sobre la dicotomía entre feminidad y masculinidad y rinde homenaje al cambio en la concepción de la danza femenina, mientras que la pieza 'Seguiriya' fue creada en el año 2000 y combina danza clásica, contemporánea y raíces flamencas.

'Tres' pone de manifiesto las diferentes facetas de la relación entre individuos, con armonía de los pasos, y 'Après toi' son diez minutos de homenaje personal de Víctor Ullate a su maestro, Maurice Béjart, con recuerdos íntimos y viajes imaginarios al pasado, y de quien guarda recuerdos “maravillosos”.

La interpretación correrá a cargo de 22 bailarines de la compañía, entre quienes destacan el hijo de Ullate, Josué Ullate, quien “tiene un aura y luz propia”, según Lao, y que es una de las grandes promesas de la danza.

El montaje viajará posteriormente a los Teatros del Canal de Madrid, y posteriormente hará gira por Italia, Francia, Bélgica, Suiza, México, Colombia y Perú.

Además de la celebración, la compañía tiene otros proyectos futuros, como una parada el próximo año en Vichy durante un mes con 30 personas de la compañía para coproducir un ballet.

Respecto a la situación actual, ha lamentado que la situación en los teatros puede llegar a “ser humillante” cuando las salas piden a las compañías casi que paguen por actuar, lo que ha juzgado como un límite peligroso.

Sobre su paso por Barcelona, ha asegurado ser un incondicional de la ciudad por su tradición coreográfica, aunque ha criticado: “En Barcelona me he sentido hasta vetado” por parte de algunos espacios como el Teatre Nacional de Catalunya (TNC), el Gran Teatre del Liceu y el Festival Grec, que no han respondido en alguna ocasión a sus propuestas artísticas.