Compartir

Turquía anuncia cambios hacia la democracia y no serán pocos: el velo islámico podrás usarse en edificios públicos y se podrá hacer campaña política en cualquier lengua. “Este paquete no será la primera ni la última de tales reformas”, ha asegurado el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan en una rueda de prensa en Ankara. “No es racional esperar que este paquete aborde todos los problemas del país, aunque deseamos poder hacerlo”, ha asegurado el primer ministro.

Erdogan ha subrayado que los “problemas” que abordan sus propuestas “han estado presentes en toda la era republicana del país” y ha incidido en que “este paquete no es resultado de una negociación, sino de las demandas del pueblo”. Así, ha asegurado que “seguiremos haciendo todo lo que podamos para agradar a los ciudadanos”.

El primer ministro turco ha anunciado que suprimirá la prohibición de vestir el tradicional pañuelo musulmán en las instituciones públicas, salvo para jueces y fiscales, según recogen los principales medios del país.

Asimismo, se autorizará la enseñanza en distintas lenguas y dialectos en los centros privados y se suprimirá el juramento estudiantil que comienza con “soy turco…”. Esta medida abre el camino para que los kurdos, que reclaman desde hace tiempo una enseñanza en su lengua, puedan crear centros privados para ello, si bien, Erdogan ha dejado claro que habrá que impartir algunas clases en turco.

Una de las principales propuestas será la revisión del actual umbral electoral, fijado en el 10 por ciento. Según Erdogan, se abrirá un debate en el Parlamento una vez éste vuelva al trabajo a partir de mañana en el que se discutirán tres propuestas: mantener el porcentaje actual, bajarlo al 5 por ciento o suprimirlo del todo y “ampliar plenamente el sistema de un único miembro por distrito”.

Igualmente, se permitirá a los partidos políticos que hagan campaña en otras lenguas que no sean el turco, única lengua oficial, fuera del periodo electoral.

ORGANIZACIÓN DE MANIFESTACIONES

Erdogan también ha anunciado que se flexibilizarán las reglas para la organización de manifestaciones con el fin de facilitar la libertad de reunión. A partir de ahora, podrá haber manifestaciones hasta medianoche, y no hasta la puesta de sol, ha precisado. Además, ha prometido que “se elevarán las penas para los crímenes de odio”, sobre todo los motivados por la religión, la nacionalidad o la etnia. Así, se impondrán penas de uno a tres años.

Asimismo, ha prometido que acabará con las penas por el uso de algunas letras como la 'q', la 'w' y la 'x', empleadas todas ellas por los kurdos y se suprimirán los obstáculos contra los topónimos que no son turcos. En virtud de esta medida, se restablecerán los nombres de localidades, distritos y provincias anteriores a 1980.