Compartir

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Los servicios de inteligencia de Kenia alertaron hace un año al Gobierno del país de que el grupo terrorista somalí Al Shabaab podría llevar a cabo un ataque como el perpetrado contra el centro comercial Westgate, en Nairobi, según ha informado la cadena CNN.

El Servicio Nacional de Inteligencia del país avisó de la amenaza en los informes que habitualmente envía al Ejecutivo, al inspector general de la Policía, a miembros del Consejo Asesor de Seguridad Nacional y a miembros de la inteligencia militar.

La cadena estadounidense ha tenido acceso a una versión electrónica de esos informes en los que se muestra una lista de posibles objetivos terroristas en Kenia. Los informes señalan que Al Shabaab suponía una amenaza para varios objetivos, entre ellos el centro comercial Westgate.

Asimismo, ha revelado que algunos de los asaltantes torturaron a varios rehenes. Fuentes médicas y militares han asegurado a la CNN que los milicianos amputaron las manos y la nariz de algunos rehenes y que otros fallecieron ahorcados. La cadena ha tenido acceso a pruebas gráficas que confirman lo revelado por las fuentes médicas y militares.

DESCIENDE EL NÚMERO DE DESAPARECIDOS

Entretanto, la Cruz Roja de Kenia ha anunciado este lunes que el número de desaparecidos en el asalto al centro comercial Westgate ha descendido de 61 a 39 personas, según la cadena británica BBC.

La Cruz Roja ha explicado que catorce de los desaparecidos han sido hallados con vida y los cadáveres de siete de ellos han sido encontrados en la morgue.

“Algunos de los informes de desaparecidos eran de personas que no pudieron contactar por teléfono con sus familiares, por lo que pensaron que podrían haber estado en el centro comercial”, ha declarado un miembro de la Cruz Roja keniana.

La organización ha señalado que algunos de los familiares de los desaparecidos no les informan cuando encuentran a sus seres queridos.

El 21 de septiembre, un grupo de milicianos islamistas inició un asalto al centro comercial Westgate que duró cuatro días y que, según los datos facilitados por el Gobierno de Kenia, causó la muerte de 67 personas.