Compartir

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La Juventudes Socialistas de España (JSE) quieren que en las primarias que organizará el PSOE para elegir a su próximo candidato a la Moncloa puedan votar todos los ciudadanos mayores de 16 años y también todos los miembros de la propia organización juvenil, que admite afiliaciones a partir de los 14, según fuentes de JSE consultadas por Europa Press.

Actualmente sólo pueden votar en las primarias socialistas los militantes del PSOE, y para serlo es requisito imprescindible tener 18 años, pero las próximas serán abiertas a todos los ciudadanos. Su reglamento está aún por elaborar pero ya hay un precedente, el del PSC, que permitirá votar en sus primarias abiertas a “españoles que acrediten vecindario administrativo” en Cataluña y que sean mayores de 16 años el día de las primarias.

En cuanto a los militantes de JSE –que no son automáticamente militantes del PSOE– actualmente pueden votar al secretario general del partido cuando van como delegados al Congreso, tengan la edad que tengan, pero la organización quiere plantear que todos sus militantes puedan participar en la elección del candidato.

Estas son algunas de las cuestiones que las Juventudes del PSOE estudian llevar a la Conferencia Política que el partido celebrará entre el 8 y el 10 de noviembre, aunque aún deben debatir sus enmiendas al documento marco en su propia Conferencia, que será el 12 de octubre.

Las fuentes han incidido en que JSE no quiere presentar enmiendas a cuestiones orgánicas, pero la apertura de las primarias a los mayores de 16 es muy probable que sí se defienda formalmente porque coincide con una reivindicación clásica de la organización, que se rebaje la mayoría de edad desde los 18 hasta los 16 años.

EL PSOE, DISPUESTO A DEBATIR SOBRE LA EDAD DE VOTO

El PSOE no ha dado pistas de sus planes pero en su último Congreso, celebrado en 2012, aprobó una resolución en la que se compromete a abrir “un debate sobre el adelantamiento de la edad para ejercer el derecho de sufragio de los 18 a los 16 años”.

Ese adelanto, dicen, “estimularía” la participación de los jóvenes en política y en las elecciones –“las posibilidades de que una persona de 18 años acuda a votar aumentarían si ya lo ha hecho antes”–. Además, el PSOE ve necesario “rejuvenecer el cuerpo electoral” porque éste está “cada vez más envejecido” y eso conlleva un riesgo de “descuiden las políticas a favor de la juventud”.

El reglamento de primarias no se aprobará en la Conferencia Política, sino en un Comité Federal, pero el documento marco de la conferencia alude al proceso, así que los militantes –y cualquier ciudadano– pueden presentar aportaciones para que se debatan.

Según las fuentes consultadas, las Juventudes del PSOE quieren concentrar sus enmiendas en la parte política del documento, y entre ellas estudiarán una para que mentir en sede parlamentaria acarree una responsabilidad judicial.

En esta iniciativa ha sido determinante el 'caso Bárcenas', porque el PSOE considera que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mintió a los diputados cuando dijo que cuando llegó a la Moncloa en noviembre de 2011 ya no tenía relación con el extesorero del PP Luis Bárcenas, mientras en realidad éste cobró del partido hasta enero de este año.

PROGRAMAS DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO

También quieren que el partido se comprometa a hacer de obligado cumplimiento sus programas electorales de manera que si las circunstancias económicas obligan a no aplicarlos –como le sucedió a José Luis Rodríguez Zapatero en 2010– haya que convocar elecciones generales.

Por otro lado, debatirán proponer una limitación de salarios, a imagen de la campaña lanzada por los jóvenes socialistas suizos para que ningún empleado de una empresa pueda ganar en un mes más que cualquier otro en un año. Esta iniciativa se someterá a consulta popular el 22 de noviembre.

Otros asuntos prioritarios para los jóvenes del PSOE serán cambiar el modelo de acceso a la judicatura –una profesión a la que consideran que sólo pueden acceder los jóvenes adinerados– y, como es habitual en los textos de Juventudes, derogar los acuerdos con la Santa Sede y convocar un referéndum para decidir entre monarquía y república.