Compartir

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El pederasta Daniel Galván Viña, que fue indultado por el rey de Marruecos Mohamed VI en julio pasado, se ha negado este jueves ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu a ser extraditado al reino alauí para terminar de cumplir la condena de 30 años de cárcel que se le impuso por abusar sexualmente de once menores.

Galván Viña ha comparecido ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 y se ha negado a ser entregado a Marruecos, por lo que el trámite de extradición será estudiado ahora por la Sala de lo Penal, según informaron fuentes jurídicas.

La comparecencia se ha producido después de que las autoridades marroquíes remitieran a la Audiencia Nacional la documentación necesaria para formalizar la extradición en el plazo de 40 días legalmente habilitado.

El pederasta fue detenido el 5 de agosto en Murcia y enviado a la cárcel al día siguiente por el juez Andreu, en virtud de una orden internacional de detención cursada por Marruecos después de la revocación de la medida de gracia.

A Galván Viña, condenado por la Corte de Apelación de Kenitra a 30 años de prisión por agresión y abusos sexuales a menores de edad, le quedan por cumplir 27 años y 3 meses de cárcel.

RIESGO DE FUGA

El ingreso en prisión fue solicitado por el fiscal Pedro Martínez Torrijos, quien alegó el riesgo de que Galván pudiera fugarse y la gravedad de los delitos por los que fue condenado.

Aunque el arrestado alegó tener arraigo en España y aportó la dirección de una vivienda en Torrevieja (Alicante), la Policía corroboró que se trataba del domicilio de un amigo, “de nombre Ulpiano”, ya que él carece “de un mínimo arraigo familiar, social, económico, laboral o de otro tipo que neutralice la tentación de ponerse fuera del alcance del aparato judicial penal en caso de ser puesto en libertad”.