Quantcast

Un cómic con sello gallego de una madre a sus hijos

Ella, directora de El Patito Editorial, es la protagonista de esta historia que comienza a articularse, como ha indicado a Efe, un día en el que descubre que la existencia, a veces, no está hecha para combinar fácilmente dos factores: hijos y una compañía que lucha por sobrellevar la crisis económica.

La chica que la ayuda con los cuidados falla un día en el que Gemma tiene fiebre, y esto trastoca todos los planes. Por mucho que el padre colabore activamente, en esa casa se inserta la locura, la de unos progenitores inmersos en un mundo laboral “tremendamente complicado”.

Esta gallega inicia un blog, en 2010, como una especie de “catarsis”, de descargar estrés, de reconocer al mundo su convencimiento de que debe ser una “madre imperfecta” aunque no sea cierto, porque “toca quitarse de una vez la culpabilidad de no ser la perfecta gallina”.

Los menores, en la obra, se llaman Estrella y Teo, y tienen menos de diez años, pero en la realidad son Olivia y Antón, y ambos “han revisado” hasta el último detalle de la publicación de su “mamá”. Lo cuenta ella a Efe, y se dice “encantada y tremendamente emocionada” de haber llevado al papel todas sus andanzas.

Nunca se le había pasado por la cabeza convertir su diario virtual en un cómic, aunque sea una fan incondicional del género, pero una amiga suya le comentó en una ocasión que le había sacado mucho partido a la maternidad.

Ahí brotó la idea, total era adaptar las entradas en la red a las páginas.

También pensó Gemma que sería una buena forma de recordar, dentro de unos años, cuando sus retoños sean un poco mayores, los tiempos duros que pasaron a la sombra de la recesión, “y las cosas que ellos nos decían”.

Del dibujo se ha encargado un lucense, Ramón Marcos, afincado en Valencia, donde reside el colorista, Jorge Castelli.

Gemma no ha tenido duda con Marcos, un veterano cuya firma ha aparecido en publicaciones tan míticas como 'Cairo'.

“Me encanta su estilo fresco y moderno pero muy trabajado. Además es mi amigo y nos llevamos muy bien. Esto también tiene mucha importancia cuando trabajas con alguien en un proyecto de estas características. Era la persona ideal y si él me llega a decir que no, yo creo que no hubiese hecho el cómic”.

El dibujante corresponde el gesto de Emma y explica que no le ha resultado nada complicado dar forma a las aventuras personales de su editora y amiga: “Yo creo que el atractivo de la serie radica en que la realización gráfica no recae en los protagonistas, es decir, se produce una 'objetivación' de esas vivencias”.

Con ciertas historias, ante determinadas dudas, ha estado tentado de llamar a Gemma para que le contase algo más, “pero si no lo he hecho -apunta Ramón Marcos- es para forzarme a presentar mi visión del asunto, y parece que acertaba. ¡Algunas veces Gemma me decía que las expresiones faciales de los niños eran casi exactas, aunque yo no las hubiera visto en esos momentos!”, enfatiza.

Sesar recibía las páginas cada semana y para ella era como ver un álbum de fotos, como si esos episodios que había experimentado fuesen tomando la forma de imágenes.

“Para mí el objetivo -detalla Emma- era, desde el comienzo, que otras mujeres se sintiesen identificadas con esa madre imperfecta que soy yo y que se quitasen de una vez la culpabilidad de no ser la perfecta gallina”, insiste.

'Vida de madre', que llegará a las librerías simultáneamente en gallego y castellano, forma parte de un ambicioso proyecto en torno a la mujer como madre, y ése, concreta la autora, “es un tema que a mí me interesa particularmente. Fruto de él hemos puesto en marcha canalmadre.com y se ha hecho 'Unha hora curta', un documental”.

El propósito del cómic, reitera, además de “divertir”, es eliminar esa culpabilidad “que seguimos arrastrando las mujeres por tener que trabajar y desatender a nuestros hijos. Mostrar, en definitiva, que existe una nueva generación de mujeres que no pueden seguir los modelos de las madres de generaciones de atrás y no por eso son malas madres, sino todo lo contrario”.

Comentarios de Facebook