Quantcast

Visa pour l'Image premia crudas imágenes que denuncian la violencia machista

Lo que pretendía ser un retrato social de la vida de un expresidiario se transformó drásticamente en una historia intimista y dramática como las que a diario destrozan millones de hogares en todo el mundo.

“Quería mostrar cómo es la vida tras salir de prisión, cómo es la adaptación, porque en Estados Unidos hay mucha gente que entra y sale de la cárcel continuamente sin adaptarse a una vida normal”, señala en entrevista telefónica con Efe Lewkowicz desde Perpiñán, ciudad del sur de Francia en la que tiene lugar el certamen.

A sus treinta años, estudiante de un máster en Comunicación Visual en Ohio, Lewkowicz se topó sin embargo con una situación inesperada de dominación paulatina, que culminó a golpes una noche y que tuvo como resultado el reingreso en prisión de Shane y la huida a Alaska de Maggie, sus dos personajes protagonistas.

“Él nunca me pidió que parase de disparar, y yo no paré”, explica la fotógrafa, que, tras recuperar su propio teléfono móvil del bolsillo del agresor para llamar a la policía, se aferró a su cámara para sacar una instantánea tras otra y documentar cada segundo, sin lo cual Shane podría haber quedado libre.

Al principio, asegura, no sabía qué hacer con todo el material. “No se me había ocurrido publicar, porque solo soy una estudiante y necesitaba la opinión de alguien”.

Lewkowicz decidió mandar un “e-mail” a Donna Ferrato, célebre fotógrafa conocida por sus retratos de la violencia doméstica, y esta consideró que las imágenes “podrían sacar al mundo del estupor acerca de la violencia contra las mujeres”.

El proyecto salió adelante con su ayuda y fue publicado el 27 del pasado febrero en la página web de Time Magazine, bajo el título “El fotógrafo como testigo: un retrato de la violencia doméstica”.

A Lewkowicz aún le parece el éxito de sus imágenes una auténtica quimera, y afirma alegremente que casi no puede creerse que, siendo solo una estudiante, le hayan dado un premio “por el que mucha gente pasa mucho tiempo trabajando”.

Este es el octavo año que el festival Visa pour l'Image entrega este galardón, el premio Ciudad de Perpiñán – Rémi Ochlik, que sumó el año pasado a su nombre inicial, “Ciudad de Perpiñán”, el de “Rémi Ochlik”, en recuerdo del joven fotógrafo asesinado en Homs (Siria) en febrero de 2012.

Comentarios de Facebook