Quantcast

Santiago Posteguillo cumple su sueño de escribir “carreras como en Ben Hur”

Tras el éxito de “Los asesinos del emperador”, Planeta publica ahora la segunda parte de la trilogía que dedica Posteguillo al primer emperador nacido fuera de la capital del imperio que tuvo Roma, un hispano llamado Marco Ulpio Trajano,y que el autor ha presentado hoy a los periodistas durante un recorrido por las ruinas de Itálica, en Santiponce (Sevilla), cuna del dirigente.

El título de “Circo Máximo”, según ha explicado Posteguillo, traslada al lector al circo donde tienen lugar las carreras de cuádrigas, una práctica muy extendida en la época de Trajano y que el autor aprovecha para situar la trama de su voluminoso libro, que supera las mil páginas.

Si en “Los asesinos del emperador”, Posteguillo noveló el ascenso al trono de Trajano, en esta ocasión relata la primera parte del reinado del emperador hispano, sus planes de reconstrucción de Roma y, sobre todo, su espectacular conquista de Dacia, un reino habitado por terribles guerreros y comandado por el temible rey Decébalo.

Trajano “fue un gran gobernante, una de los personajes históricos de los que los españoles nos podemos sentir orgullosos”, ha recalcado el autor y profesor universitario, que ha destacado la necesidad de que en vez de “darnos tantos latigazos” con los capítulos de la historia menos favorecedores a España, se escriba sobre algunas victorias.

Y es que Trajano, que dirigió los destinos de Roma desde el año 98 al 117 d.c., además de ser un “brillante militar” que participaba personalmente en las batallas, luchó contra la corrupción, decidió no subir los impuestos, hizo públicos los gastos de la familia imperial y fue tolerante respecto a la diversidad de creencias religiosas.

Unas políticas que cobran actualidad en las circunstancias actuales y que habrían hecho, ha bromeado el autor que, por ejemplo, que los corruptos devolvieran el dinero: “José Luis Bárcenas lo hubiera tenido que hacer porque si no hubiera acabado en el coliseo con las fieras. Y eso motiva mucho”.

En este segundo volumen que protagoniza Trajano, su vida, aunque él no lo sepa, corre peligro ya que un complot para asesinarlo se está preparando.

Además de las carreras de cuádrigas, “Circo Máximo” retrata relaciones entre madres e hijas, se adentra en la forma de construir grandes obras en el imperio, como ocurrió con el puente sobre el río Danubio que mandó levantar Trajano, y sobre cómo se desarrollaban los juicios en la antigua Roma, en este caso un proceso a una vestal.

El autor considera necesario para poder “hilar fino” el documentarse profundamente y viajar para conocer los sitios en los que transcurre la trama, labor de documentación que hace unir muchos episodios.

Esta unión en diferentes conocimientos “no compartimentada” es una de las principales aportaciones que, según Posteguillo, realiza la novela histórica y que se diferencia de la forma en la que se transmite a través de las disciplinas académicas.

Por ello, se ha apoyado en los textos dejados por Suetonio, Plinio el Viejo o Dión Casio, para narrar con emoción las batallas, intrigas, conquistas, creencias y hábitos de la Roma de la época.

Las ventajas de novelar la historia le permiten no obstante, ha reconocido durante su recorrido por Itálica, que los “buenos” tengan “grandes momentos épicos” en sus libros mientras que prepara para los “miserables” los finales “más asquerosos” que puede.

La tercera parte está ya en preparación e incluso tiene título, ha indicado Posteguillo, que no ha querido avanzar cómo se llamará porque, ha explicado, en el “parto” que dura dos años puede cambiar de opinión.

Comentarios de Facebook