Compartir

Algunos jóvenes optaron por beber en la playa de Poniente aprovechando el ambiente festivo que había en torno al chigre del festival sidrero La Policía Local volvió a cercar las escaleras de la plaza de Arturo Arias para evitar el botellón