Compartir

El pasado día 20 de agosto la investigación en torno a la catástrofe ferroviaria de Angrois dio un vuelco: el juez de instrucción número 3 de Santiago de Compostela, Luis Aláez, puso a Adif en la diana. En un auto de inesperada dureza, el magistrado acusaba a la sociedad pública propietaria de las infraestructuras ferroviarias españolas de «desatender la seguridad» en la vía.