Quantcast

Moncho Borrajo, en Palma: “Aquí tenéis tela marinera”

“Yo siempre he sido una mosca cojonera, siempre me he metido con el poder establecido”, ha dicho el humorista en una rueda de prensa celebrada la víspera de la primera función de las dos programadas en la capital balear, donde se inspira para incluir en el espectáculo alguna ingeniosidad sobre el acontecer en la isla.

“Cogeré la prensa de hoy, preguntaré a los taxistas y seguro que algo habrá, aquí hay tela, aquí tenéis tela marinera”, ha comentado Borrajo.

Borrajo ha explicado que en el escenario se dedica a meterse con la política actual y con un personaje y una familia por la que hasta ahora había tenido “el mayor respeto, y que es la Familia Real”, aunque puntualiza que “se salva la Reina Sofía”.

“Una cosa es el humor sarcástico, punzante, y otra el insulto. Yo a la Familia Real no la insulto como no insulto a nadie”, ha asegurado el artista sobre algunos los comentarios que hace en el escenario durante su espectáculo.

El humorista gallego ha calificado de “valiente” y “escatológico” este montaje de una hora y media de duración y que sigue al de “Golfus Hispánicus”, espectáculo con el que regresó a los escenarios tras cuatro años de alejamiento y con el recorrió casi toda España.

En el espectáculo participa la actriz Lucía Bravo. “Hace de enfermera porque yo estoy en un extraño sanatorio para artistas descarriados dado que tengo complejo de Quevedo”, ha explicado Borrajo sobre el personaje que interpreta.

También en esta comedia colabora el actor y humorista Carlos Latre, quien pone las voces a los numerosos personajes que Borrajo critica durante el espectáculo, desde Rajoy a Zapatero, pasando por Undargarin y también Luis Bárcenas.

“Aunque con este último podríamos hacer un espectáculo para él solo, pero de momento ya tenemos prou con el asunto, es muy pesado” ha apostillado el humorista al referirse al extesorero del PP.

El artista, que actuará el jueves y viernes en el Auditorium de la ciudad, señala que el espectáculo también tiene momentos de ternura y de “cierta sensibilidad”, y ha puntualizado que disfruta de improvisar versos como le da la gana. “Paso de ser Quevedo a Moncho”.

Borrajo juega durante el espectáculo con la personalidad de Quevedo y la de él mismo para interpretar a un personaje que califica de rebelde, encerrado, loco, que se niega a pagar impuestos y que desea únicamente comer y estar sentado delante del televisor.

“Es un reflejo de la sociedad”, apostilla este humorista de 63 años y con cuatro décadas de experiencia en los escenarios.

Comentarios de Facebook