Quantcast

La “cupaima” Vargas se “emocionaría” con el espectáculo de Cecilia Gómez

En más de una ocasión, Chavela Vargas comentó en vida que “el flamenco era una de las pocas cosas en la vida que le hacían llorar”, ha contado Luis Olmos, el director de este homenaje a la vida de la cantante en una entrevista con Efe.

“Si ella lo pudiese ver, sin duda, se emocionaría porque se transmite una verdad muy grande”, ha afirmado Olmos.

Además, “todo lo que se plasma sobre el escenario está contado por ella misma”, ha sostenido la bailaora Cecilia Gómez, quien mantuvo un encuentro hace dos años con la artista en México, donde le expuso su idea.

El espectáculo, compuesto por nueve pasajes, “coge a las personas más destacadas a lo largo de su vida y sus momentos especiales desde su juventud, que se representan de una forma poética porque al fin y al cabo la danza también es poesía”, afirma el director.

Todo comienza con un encuentro con los chamanes; después aparecerá el amor de su vida Frida Kahlo y su poeta predilecto, Federico García Lorca, por el que sentía devoción y del que vino a “despedirse” en el último viaje que hizo a España, hace un año.

José Alfredo, su compositor más querido y “cuate” de parrandas, y, por supuesto, los campesinos que le acompañaron en su infancia y que en parte también fueron quienes provocaron la huida de su tierra hacia México son también protagonistas, explica la bailaora.

El título del espectáculo es el nombre con el que los chamanes bautizaron a Chavela: “'Cupaima' tiene varias traducciones, pero la que me encanta es 'mujer impactante', porque define a la perfección su esencia”, cuenta.

“Desde el primer momento tuve su aprobación, además ella era atrevida y no puso ninguna objeción a nada”, subraya.

Para el director, la fusión del flamenco con el mundo mexicano ofrece un resultado “sorprendente”.

“Creo que es una alquimia muy interesante. La melodía de las canciones que reconocemos de Chavela se adaptan al cante de una forma totalmente novedosa porque nos hemos alejado de los tópicos en todo momento”, indica Olmos.

“Cupaima” es el resultado del trabajo de seis músicos, seis bailarines, el cantaor Gabriel de la Tomasa, que lanza quejíos vestido de mariachi, y el bailaor Antonio Canales, que ha colaborado en la creación de la coreografía de los chamanes.

Entre los palos que incluye el espectáculo destacan tientos, bulerías y tanguillos, “un popurrí dispar pero armónicamente unido”, en el que se ve una Chavela niña visitando a los chamanes o el enfrentamiento con los campesinos donde ella “descubre su sentir”, es decir, cuando se quita las faldas y se queda en pantalones, apunta el director.

El espectáculo refleja sus muchos momentos de soledad, sus “cantinazos” e idilio con el tequila, que duró 20 largos años, hasta que se “murió” y resucitó reencarnada en ella misma.

La etapa final de su vida ha sido tratada sutilmente, sin tragedia, como un gran viaje, explica la bailaora, que a su vez sostiene que “pese a todo”, la dama del poncho rojo “se fue contenta con la vida que había tenido”.

“Cupaima” estará en los Teatros del Canal en Madrid hasta el 14 de septiembre, después empezará una gira por toda España y posteriormente viajarán a Sudamérica.

Comentarios de Facebook