Compartir

Una mirada de reojo a la Central Nuclear de Santa María de Garoña -cuya reapertura resulta ya «imposible» para los colectivos ecologistas- y otra fija al Estado para que cumpla con la normativa europea que obliga a que todos los ríos sean aptos para el baño en el plazo de dos años.