Compartir

Hacía entre dos y tres semanas que ningún vecino de la calle Fierro lo había visto salir por la zona, pero nadie se percató de su fallecimiento hasta que agentes de los cuerpos de seguridad entraron en la vivienda y lo vieron con sus propios ojos.