Compartir

La Unidad de Hemodiálisis del Hospital Comarcal Santiago Apóstol de Miranda dejará de funcionar el próximo lunes. Lo hará de forma circunstancial por un periodo que la Gerencia del centro estima en «dos semanas o dos semanas y media». Durante ese tiempo los dieciséis pacientes serán trasladados a Burgos para recibir el tratamiento.