Quantcast

La Orquesta de Cámara de Escocia conmemora el bicentenario de San Sebastián

El director de la Quincena Musical, Patrick Alfaya, el subdirector del Orfeón Donostiarra, Esteban Urzelai, y el propio Ticciati han presentado hoy en una rueda de prensa ambos recitales, que se celebrarán mañana y el miércoles en el Palacio Kursaal.

La Orquesta de Cámara de Escocia ofrecerá un repertorio distinto en cada concierto, con la participación del Orfeón Donostiarra en el segundo, concretamente en la interpretación del “Réquiem” de Fauré, con el que se recordará a “todas las víctimas de las contiendas bélicas y la sinrazón”.

El programa de mañana tendrá un marcado corte romántico con la “Obertura del Rey Lear” de Hector Berlioz, el “Concierto para piano número 1” de Felix Mendelssohn y la Sinfonía número 3, “Heroica” de Beethoven, obra ligada a los valores humanos, que servirá para homenajear a los donostiarras que hace 200 años levantaron la ciudad asolada por el incendio.

La audición del miércoles arrancará con la “Obertura Egmont” de Beethoven, que representa el sufrimiento de un pueblo oprimido que anhela la libertad, continuará con la “Noche transfigurada” de Arnold Schoenberg y finalizará con la interpretación del “Réquiem” de Gabriel Fauré, al que se unirán las voces del Orfeón Donostiarra, así como las del tiple Daniel Doolan y del barítono Thomas Allen.

De esta manera, la Orquesta de Cámara de Escocia regresa a la Quincena Musical y lo hace bajo la batuta de su director titular, el joven Robin Ticciari, una de las sensaciones del momento.

Nacido en 1983 en Londres, este músico de origen italiano, inmerso en una carrera en constante ascenso, asumió la titularidad de la dirección de la Orquesta de Cámara de Escocia en la temporada 2009-2010.

Ticciari se ha congratulado hoy de la presencia en el concierto del miércoles del Orfeón Donostiarra, del que ha escuchado alabanzas “magníficas”, y ha comentado que plantea la conjunción de instrumentos y voces, que visualizará en el ensayo de esta misma tarde, como un “baile” con “dos protagonistas”.

El maestro cree posible buscar la “intimidad” que requiere una Orquesta de Cámara en el gran escenario del Kursaal, donde todo será “muy articulado” para que los espectadores no pierdan “ni el más mínimo detalle” de las composiciones que se desgranarán.

El subdirector del Orfeón Donostiarra, por su parte, ha explicado que unos 70 orfeonistas participarán en la interpretación del “Réquiem” de Gabriel Fauré, una de las obras más emblemáticas del repertorio de este coro centenario.

Comentarios de Facebook