Compartir

«Se ha perdido el respeto al sida y ya no se utiliza el preservativo con la misma intensidad», alerta el especialista