Quantcast

Polock, en busca de un segundo disco de reafirmación

Después de cuatro meses en el estudio, el nuevo largo de Polock pasará pronto a postproducción y masterización, y, como ha explicado a Efe el teclista del grupo, Alberto Rodilla, la banda espera ver este disco publicado a finales de año.

Junto a Rodilla, trabajan en el estudio Papu Sebastián, vocalista y guitarrista, Sebas Claudio al bajo, Marc Llinares en la batería y Pablo Silva a la guitarra.

Los detalles del nuevo trabajo, que espera ser bautizado por la banda, están todavía en el aire del estudio de grabación, aunque Polock asegura que la esencia del quinteto seguirá presente y que sus seguidores no tendrán ningún problema para reconocerles, pese a los tres años que han pasado desde que en 2010 debutaran con “Getting down from trees”, editado por Mushroom Pillow.

Para este segundo álbum, los valencianos han decidido jugar en casa. Mientras que el primero fue grabado y producido en Berlín, para esta continuación han escogidos los Estudios Caramelo, en Valencia.

“El otro disco fue invierno en Berlín, y para este hemos preferido primavera en el Mediterráneo”, ha asegurado Rodilla, quien ha afirmado también que han aprovechado todas las oportunidades que les ofrece la ciudad que les ha visto nacer como banda.

Este no ha sido el único cambio en el proceso de grabación, ya que ellos mismos han sido los encargados de producir este disco al completo con la ayuda del dueño del estudio, Fernando Boix, una decisión que desde la banda consideraron arriesgada, pero con la que han ganado, tal y como ha contado Rodilla.

“Hemos llegado a sobrepasar nuestros objetivos, cuando acabamos una canción nos da la impresión de que estamos muy satisfechos con el trabajo”, ha afirmado, y ha asegurado que gracias a esto han logrado un resultado muy cercano a lo que tenían en mente.

Pero más allá del estudio, el nuevo trabajo de Polock reflejará una evolución tanto musical como personal de los miembros de la banda.

Si el primer disco fue una “toma de tierra” con la industria musical, tal y como lo ha descrito, este disco es fruto de un trabajo más objetivo y dedicado en el que Polock ha tenido muy clara sus metas.

“Nuestro objetivo sería, como ya empezamos a trabajar con el primer disco, conseguir una reafirmación internacional sólida”, ha asegurado, y ha recordado el paso de Polock de gira por Estados Unidos o por Japón.

Con “Getting down from trees”, la banda logró ser editada en EEUU, Canadá, México, Japón, Reino Unido, Francia, Alemania, Suiza y Austria, un éxito que Rodilla afirma fue “inesperado pero probable”.

Más allá de aumentar la presión, esta buena acogida ha hecho que la banda trabaje con más ganas, y que pase de una época de incertidumbre ante la respuesta del público, a una fase de reafirmación, como ha descrito Rodilla.

“Presión ninguna, yo creo que todo lo contrario, nos ha empujado a querer superarnos”, ha asegurado y ha prometido un disco a la altura de las expectativas de sus seguidores. Paula del Arroyo.

Comentarios de Facebook