Quantcast

Cataluña cree que la propiedad de las obras que exige Aragón no es discutible

En declaraciones a Efe, el conseller ha indicado que “la lectura que hacemos desde Cataluña es que todo lo que hay en el museo es la labor hecha por un obispo, en beneficio de que las obras no fueran llevadas a los Estados Unidos”.

“Cataluña no puede admitir que algo que ha tutelado, ha respetado y ha cuidado durante prácticamente cien años, comprado todo de forma correcta y lícita, o donado de forma correcta o lícita, sea tratado como dicen algunos partidos aragoneses. Esto no forma parte de lo posible”, señala Mascarell.

Para el conseller, el litigio sobre estas obras de arte religioso se desencadenó “de manera ficticia cuando se crea una diócesis nueva y esta diócesis nueva hace todo lo posible para diferenciarse de la diócesis catalana”.

Ferran Mascarell ha recordado que “nosotros propusimos un acuerdo que consistía en mirar de compartir las obras sin discutir la propiedad”.

“Cuando alguien con ganas de buscar acuerdos gobierne donde se debe gobernar, ya nos lo dirán. Mientras tanto, por parte nuestra no habrá novedades, no puede haberlas”, ha concluido.

El litigio por el arte sacro entre Cataluña y Aragón se arrastra desde 1995, cuando un centenar de parroquias aragonesas se segregaron de la diócesis de Lleida para pasar a la de Barbastro-Monzón.

Hasta aquel momento, las 112 obras objeto del conflicto, procedentes de las parroquias aragonesas, habían estado bajo custodia leridana desde que el obispo Josep Messeguer iniciara su adquisición y recuperación a finales del siglo XIX.

Avalan la reclamación aragonesa tribunales tanto canónicos como civiles. En cambio, la parte catalana reivindica la unidad e indivisibilidad de la colección, que justifica por la legitimidad del proceso según el cual se constituyó y por la catalogación de las piezas por la Ley de Patrimonio Cultural catalán.

Comentarios de Facebook