Compartir

No todos los vinos de Haro son tintos. Ni siquiera todos se muestran calmados antes del servicio. En algunos casos se muestran claros, en otros se manifiestan transparentes y en ocasiones tienen, incluso, chispa y respiran, burbujeantes, a través del hilillo carbónico que busca un espacio abierto desde la panza.