Compartir

Los toldos de la calle San Juan ya tienen dueño. En los últimos meses no se sabía a quién preguntar por el deterioro que sufre el palio de rombos instalado entre el lateral del Ayuntamiento y la iglesia de la Concepción.