Quantcast

Pérez Siquier censura que los fotógrafos “disparen” a los famosos como en una “cacería”

“Se dispara contra cualquier persona porque es bella o famosa. La fotografía se está convirtiendo en un elemento peligroso”, ha dicho Pérez Siquier (Almería, 1930) en una entrevista con Efe tras ser distinguido con el Escudo de Oro de la ciudad de Almería.

Además, se ha dado su nombre a una plaza del barrio de Cabo de Gata de la ciudad, en reconocimiento a su trayectoria y en homenaje a su labor, distinciones concedidas apenas dos meses después de recibir el premio Bartolomé Ros por su trabajo sobre el barrio almeriense de La Chanca.

Considerado uno de los pioneros de la vanguardia fotográfica en España, Pérez Siquier ha abogado por la autorregulación del fotoperiodismo.

Ha aclarado que “no se trata de una cuestión de censura sino de comportamiento ético en un momento en el que en los medios y televisiones se multiplican los programas más vulgares, que son los que obtienen más éxito. Estamos llegando con esta situación a una degeneración a la que hay que ponerle freno”.

“Lo importante, y lo que determina la valía del autor y de la fotografía es el paso del tiempo. La moda es efímera. Si a pesar de haber pasado 50 años se sigue recordando dentro del mundo del arte o en un museo; esa persona ya está dentro de la Historia y puede morir a gusto porque esa obra le sobrevivirá”, ha añadido.

Pérez Siquier trabaja actualmente en tres series sin propósito comercial, sino como fundamento de futuros libros, y considera que “lo que ha cambiado mucho desde los tiempos de AFAL (Agrupación Fotográfica Almeriense) es la sociedad”.

“Comencé a fotografiar La Chanca en tiempos de silencio, de posguerra y muchas dificultades, con gente muy humilde pero de gran valor humano que para mí significaron un intercambio de miradas muy elocuente”, ha rememorado.

Pero los tiempos han cambiado, “la fotografía se ha democratizado tanto” que “distinguirse como autor es francamente difícil”, ha reconocido Pérez Siquier.

Las nuevas tecnologías han provocado que haya “algunos fotógrafos profesionales que usan medios digitales y disparan sin pensar” y se ha “perdido la veracidad del medio, ya que el argumento puede ser trucado antes o después en sus colores, formas, equilibrio… Todo lo que hace grande a una fotografía”, según el veterano fotógrafo.

Pero, no obstante, ha considerado que la fotografía digital está “en sus primeros balbuceos”.

“Hay que ponerle poesía y misterio. He visto trabajos de autores que me han dejado estupefacto, preguntándome si lo que estaba viendo era realidad o ficción. Eran imágenes que además de perfectas, tenían sentimiento; de personas que han sabido plasmar en un formato digital lo que tenían en su mente”, ha concluido.

Comentarios de Facebook