Compartir

Pastores y ecologistas mantienen dos posturas irreconciliables mientras que el Principado intenta templar los ánimos El Fapas defiende que la fauna salvaje «ni aumenta ni se acerca más al humano» entre críticas de los ganaderos