Quantcast

Un hijo de Centelles ve bien ceder a Cataluña copias del archivo de su padre

En una entrevista con Efe, Sergi Centelles ha reconocido que no le “importaría que hubiera copias” del archivo “en Cataluña”, un posible traslado que no le causaría “problemas”.

El archivo fotográfico de Agustí Centelles fue vendido a finales del año 2009 al Ministerio de Cultura, a través del entonces director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, Rogelio Blanco, con la condición de que no fuera cedido a ninguna institución.

Este hecho es valorado por Sergi Centelles al asegurar que, aunque “estaría por la labor de hacer lo mismo que con los papeles de Salamanca” (es decir, dejar el negativo en el Archivo de la Guerra Civil y que una copia “vaya a Cataluña”), la realidad es que los hermanos Centelles carecen de capacidad de decisión, ya que el archivo fotográfico es propiedad estatal.

La venta de las fotografías se hizo hace cuatro años, después de que una casa de apuestas intentara adquirirlas y cuando desde la Generalitat de Cataluña se criticaba a la familia Centelles por esa operación, aunque según ha reconocido Sergi, el objetivo de los dos hermanos “no era obtener dinero, sino que hubiera un reconocimiento de Agustí”.

Para justificar esta venta, uno de los hijos que participó en ella, Sergi Centelles, ha reconocido que “la política es política”.

Para él, la situación se hubiera apaciguado si cuando se les mandó un escrito por parte de la dirección de Archivos de la Generalitat “diciendo que se incorporaba el archivo al patrimonio cultural catalán”, se les hubiera dicho “que sólo era una cosa administrativa”.

En este sentido, el hijo mayor de Centelles ha reiterado que en aquel momento “no hubo diálogo”, y los hermanos hicieron lo que creyeron “conveniente”, aunque en estos momentos están convencidos de que “que el sitio donde debe estar los originales es Salamanca”.

Sergi Centelles ha estado esta semana en la capital salmantina para reunirse con el director del Centro Documental de la Memoria Histórica, Manuel Melgar, y analizar el futuro de la Sala Centelles y de la exposiciones previstas con trabajos del fotógrafo catalán, aunque nacido en Valencia.

Además, según ha reconocido, ha visto la fachada donde se ubicará el Centro Documental, en la plaza de Los Bandos, y se ha encontrado con una fotografía de Robert Capa -en vez de la de, por ejemplo, su padre- anunciando el Centro, un hecho que para Sergi Centelles es “lamentablemente, una gran cagada” y ha insistido en que “no hay derecho”.

El hijo del fotoperiodista también ha querido hacer “un acto de fe” al revelar que el próximo año se podrían poner en marcha una gran exposición sobre Centelles y un premio internacional de fotografía.

Así, ha indicado que el Ministerio de Cultura les ha prometido que el próximo año “habrá una exposición en Salamanca” y en “La Tabacalera de Madrid, la Antigua Fábrica de Tabacos madrileña, la misma que será la que utilice el Instituto Cervantes para llevarla por diversos países”.

Otra de las promesas de Cultura al adquirir el archivo de Centelles fue la institucionalización de un premio de fotografía, que también “está a punto de concretarse para el 2014”, que se convocaría “a través del Ayuntamiento de Salamanca y de una caja de ahorros”.

Por Justino Sanchón.

Comentarios de Facebook