Quantcast

María Toledo, profeta en su tierra cantando frente a la Catedral Primada

“De niña yo soñaba con cantar en mi ciudad, Toledo, mirando a la Catedral”, ha cantado María antes de abandonar el escenario, después de casi dos horas de actuación.

La cantaora ha actuado frente a la Catedral iluminada, en una plaza patrimonial y monumental que se ha llenado para oir a la paisana flamenca que toca el piano y que tan pronto se arranca por bulerías como por soleás o sevillanas.

El Ayuntamiento había colocado 800 sillas en la plaza, pero se han quedado muy escasas para el público que ha acudido, unas tres mil personas.

Algunos han podido sentarse en los peldaños del Palacio Arzobispal, otros se han apoyado en el edificio de la Catedral, pero la mayoría ha seguido el concierto de pie.

María Toledo ha presentado en su ciudad su segundo disco, 'Uñas rojas', coincidiendo con las fiestas de la Virgen del Sagrario, y ha acudido con David de María, con quien ha hecho un dúo que ha sabido a poco a los asistentes, y con Rafael Amargo, que ha bailado el 'María la portuguesa' de Carlos Cano.

El concierto ha arrancado con el tema 'Mala cabeza' y con el saludo de la cantaora: “para mí es un placer cantar mirando a la Catedral. Hoy estoy especialmente inspirada y quiero cantar al amor, que es lo que hace que te brillen los ojos y no se te quite la sonrisa de la cara”.

También ha querido homenajear a Camarón de la Isla y a Enrique Morente, “dos maestros que hicieron muchísimo por el flamenco”, y ha agradecido al Ayuntamiento de Toledo haberla permitido ser “profeta en mi tierra”.

María Rodríguez del Álamo, verdadero nombre de esta mujer que acaba de cumplir treinta años, cuenta con premios como el primero de los noveles del Festival del Cante de las Minas, otro primero de la Bienal de Cádiz o el premio Cantes de Compás en Mairena del Alcor, entre otros.

Comentarios de Facebook