Quantcast

José Mercé afirma que “hay muchos talibanes en el mundo del flamenco”

“Si te sales de sota, caballo y rey, haces un flamenco más abierto o si en la letra no dices que tu padre se muere, te acusan de que ya no es flamenco”, ha comentado Mercé en una rueda de prensa en el Palacio de Festivales de Santander.

Su último disco, “Mi única llave”, representa ese estilo musical que defiende Mercé, y al cante jondo más genuino le acompañan influencias más actuales. “Es un disco muy flamenco, pero sin dejar de estar en el siglo XXI”, defiende el jerezano.

Producido por el cantante y letrista Javier Limón, en él participaron músicos internacionales de la escuela de Berklee de Boston, además de artistas ya consagrados en el mundo del flamenco como son Diego del Morao, Pepe Habichuela, Tomatito o Manuel Parrilla.

“No deja de ser un disco muy flamenco, de hecho en él se puede escuchar un martinete que es el cante más primitivo del flamenco”, defiende Mercé sobre un álbum en el que hay una bulería compuesta por Alejandro Sanz en homenaje al guitarrista Moraíto Chico.

El jerezano hace un repaso por los más de cuarenta años que lleva en la música y asegura que en la actualidad la gente reconoce cada vez más la cultura flamenca, aunque reprocha que no se esté “educando” en escuchar este género.

“Cualquier música que viene de fuera, nos parece una maravilla sin ni siquiera entender la letra, aunque canten en hebreo”, bromea Mercé, que dará un concierto que forma parte de las actividades culturales que la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) está realizando en torno a los cursos de verano.

Pide un mayor reconocimiento para un género musical que en 2010 fue considerado por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, “lo cual supuso que nos dieran el carné de profesionales”, bromea.

Y es que el flamenco es mucho más que eso para José Mercé quien acusa a España de no percatarse de la importancia de esta “música de raíz”. “Cada vez que salgo al extranjero alucino del respeto y cómo aman nuestra cultura”, argumenta el cantaor.

Llega a Santander un jerezano que guarda muy buen recuerdo de esta ciudad, que asegura sentirse muy cómodo en el norte y que dice sorprenderse de cómo la gente de esta zona respeta al flamenco porque, a su juicio, aquí “se tratan las cosas con más seriedad”.

“Con 16 años tuve la primera impresión en un congreso sobre flamenco en Zamora. Aluciné porque había más zamoranos que andaluces que sabían lo que eran los palos del flamenco”, defiende Mercé.

De aquella época recuerda cantar “las sentencias del flamenco”, la forma que, según el cantaor, tiene este género musical de hacer reivindicación social. “Esto de los cantautores protesta es algo muy joven, los flamencos fuimos los primeros”, comenta.

Ahora reconoce estar pagando la crisis, ya que ha tenido que rebajar el caché y en ocasiones “acudir a taquilla”. “Estamos pagando los que menos culpa tenemos”, lamenta el cantaor, aunque sostiene que en ocasiones “se abusa” de los problemas económicos.

Mercé asegura que no está pensando en grabar un nuevo disco. “Dejadme disfrutar de este”, bromea de nuevo.

Con el concierto de esta noche inaugura el ciclo “La UIMP en el FIS”.

Comentarios de Facebook