Quantcast

“El Brujo” se encarna en Ulises para mejorar una democracia imperfecta

“Se me sigue viendo como el actor que no sigue las pautas teatrales y se me enjuicia por ello”, ha lamentado hoy este referente de la transmisión oral en la presentación ante los medios de la obra, que se estrenará el próximo miércoles 14 de agosto y estará en cartel hasta el 22 de septiembre.

De este modo, “El Brujo” (Córdoba, 1950) repetirá sobre las tablas del antiguo Teatro Alcázar, que reabre sus puertas tras el incendio del pasado 15 de junio.

En esta ocasión, el ganador de la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes de 2002 trasladará al público los valores ocultos de la literatura de Homero.

Acompañado de las orientales melodías del sitar, la percusión y los teclados, “El Brujo” fusiona el espectáculo medieval con las poética del aedo y sitúa las historias en un contexto actual.

Corrupción, paro y prima de riesgo serán los particulares dioses y animales mitológicos que se interpondrán en el camino de regreso de Ulises, simbolizados como políticos, sindicatos y mercados.

“Estamos gobernados por una gente que no tiene ningún tipo de moralidad ni gallardía”, ha denunciado el actor, que ha destacado que el viaje de Ulises a Ítaca es una “representación accesible de la democracia como algo que está en el horizonte, una meta que no llegará nunca”.

Irónicos paralelismos, entre los que destaca la denuncia de la subida del IVA cultural, que han convertido a “El Brujo” en perfecto discípulo del Premio Nobel Darío Fo.

El creador de espectáculos como “Mujeres de Shakespeare” o “El testigo” recupera su peculiar estilo juglaresco y lo conjuga con técnicas de narrativa contemporáneas en las que el humor se convierte en el hilo conductor de toda la obra.

“Este teatro cuenta con un estatus dentro de la cartelera de Madrid y tiene su propio público”, ha dicho el artista, cuya capacidad para readaptar los clásicos de la literatura universal le han permitido mantener un auditorio fiel.

“La Odisea” se estrenó en el escenario romano de Mérida en 2012, dentro del 58 Festival Internacional de Teatro, y la obra ha estado de gira por toda España hasta regresar a los escenarios madrileños.

“En Madrid ya se representó en los Teatros del Canal, pero aquello fue un prólogo de esta obra, necesario porque de algo hay que vivir”, ha continuado.

Tras representar “La Odisea”, Álvarez continuará en el Teatro Cofidis hasta el 6 de octubre con la obra “El evangelio de San Juan”, un espectáculo que ya se representó en el Teatro María Guerrero y que tampoco careció de polémicas políticas.

“El Ministerio no nos permitió representarla en ningún otro teatro, y recibí una llamada diciendo que, si continuaba con la obra, no volvería a trabajar en España”, ha señalado “El Brujo”, que finalmente la representó sobre diferentes escenarios.

Además de “La Odisea”, el actor interpretará monólogos cada lunes en el mismo teatro, una actividad con la que pretende recuperar el humor de genios de la comedia española, como Tony Leblanc, Miguel Gila o Andrés Pajares.

Comentarios de Facebook