Compartir

El Gobierno cree que es “imposible” que el carbón español pueda competir en los mercados internacionales y que es “muy dudoso” que las empresas españolas puedan competir en precios y calidad con la producción procedente de otros países como Australia, Colombia o Indonesia a la hora de suministrar a China o India.