Quantcast

Astiberri, la editorial que ha renovado el cómic español con sus 400 “golpes”

La icónica imagen del adolescente Antoine Doinel mirando al horizonte en “Los 400 golpes” de Truffaut, convertida en ilustración para la ocasión, es la inspiración de la portada de un cuadernillo donde la editorial vasca ha invitado a algunos escritores, libreros dibujantes y críticos a explicar cuál es su “Astiberri” favorito, porque este nombre se ha convertido ya en un género en sí mismo.

“Un librero nos explicaba que una chica entró a su tienda y le pidió un cómic tipo Astiberri, como si fuera un estilo, una forma de hacer, como ocurría con Anagrama hace unos años”, afirma orgulloso el editor Fernando Tarancón (Bilbao 1971) en una entrevista con Efe.

“Somos de Bilbao y podemos exagerar”, bromea sobre el éxito de la editorial que ha logrado aglutinar un catálogo de reconocidos autores nacionales e internacionales, algo que Tarancón, periodista de formación y librero vocacional, no imaginó cuando en 2001 montó la editorial junto a Javier Zalbidegoitia y Laureano Domínguez.

“La idea de crear Astiberri fue fruto, a partes iguales, del atrevimiento y la ignorancia. Seguíamos el mercado internacional y veíamos que había un tipo de obras que no se publicaban aquí. Sin saber cómo funcionaba eso de las editoriales nos lanzamos. Por suerte, aprendimos con rapidez”, recuerda.

Desde aquel inicio – con “Mis circunstancias” de Lewis Trondheim- el sector ha cambiado mucho. A finales de los noventa, el cómic español “era un desierto”. Apenas había donde publicar y revistas clave como El Víbora -cerrada en 2005- daba sus últimos estertores.

“España se apuntó tarde, pero al final se ha sumado al fenómeno de la novela gráfica que ha hecho que los autores puedan trabajar con libertad, pensando más en lo que quieren contar que en cómo contarlo para canalizarlo por los cauces clásicos, sin tope de páginas”, incide.

También se ha producido, añade un cambio de mentalidad en torno al cómic. “Está más en los medios, se ha creado un Premio Nacional, está mejor posicionado en librerías, no sólo en tiendas especializadas sino en grandes cadenas, obras mejor reseñadas, más fáciles de conseguir…”, argumenta Tarancón.

Aunque no todos venden los 50.000 ejemplares de “Arrugas” o tienen el éxito de “Crónica de Jerusalén” de Delisle y “El libro de los conejitos suicidas” de Andy Riley”, se esmeran mucho en elegir qué publican.

“Unas tienen más éxito, otras menos. El objetivo es no defraudar. Hay veces que nos han llegado obras muy chulas que no encajaban en Astiberri y sugerimos al autor que fuera a otra casa. Al final quieras que no se es un poco esclavo de tu línea editorial”, afirma.

Esa selección mantiene eso sí un equilibrio entre locales (Alfonso Zapico, David Sánchez, José Domingo) y foráneos (Jeff Smith, Frederik Peeters, Darwyn Cooke). “Con los años hemos logrado que los españoles confíen en nosotros porque son conscientes de que en cada título nos jugamos la vida”, comenta el editor.

Tampoco hacen distinciones por sexos. “No publicamos por género o nacionalidad, sino porque sean buenos. Entre las chicas está Lola Lorente (“Sangre de mi sangre”), Raquel Alzate o Simone Lia, no hay cupo. Si un medio de aquí pregunta cuántos autores vascos tenemos les digo: 'pues no los hemos contado'. Contados, contados, los noruegos, porque tenemos uno (Jason). Esa pregunta es más fácil”.

Aunque sin un “perfil tipo”, a Tarancón le gusta pensar que sus lectores “son aficionados al cómic, a la literatura, al cine, a la cultura, personas inquietas a quienes no les importa tanto la etiqueta de lo que leen como si es realmente o no interesante”.

Astiberri no se ha salvado de la crisis: “No hemos bajado el ímpetu, pero ha ralentizado el crecimiento. En las ventas no lo habíamos notado hasta hace poco, pero ahora sí. Las personas tienen que comer y dormir, el resto… Pero de momento no es una debacle”.

Los 400 títulos -ya alguno más- les produce vértigo “aunque sea lo que Random House o Planeta publican en un año”. Pero mantienen la ilusión con los futuros lanzamientos: “lo nuevo de Paco Roca, 'Los surcos del azar', es espectacular, lo mejor que ha hecho, y tenemos una primera obra que nos vuelve loquísimos 'Papeles estrujados' de Nadar, que debuta con una obra de 400 páginas. ¡y no es bilbaíno!”.

Por Sergio Andreu

Comentarios de Facebook