Quantcast

Vicente Vallés asegura que “presiones políticas existen en medios públicos y privados”

En una entrevista con Efe, Vallés (Madrid, 1963) sostiene que, aunque no se viven tiempos fáciles para la profesión, hay que intentar superarse cada día en las redacciones y defiende la idea de que todos los medios se merecen la crítica “de vez en cuando” para poder mejorar.

No piensa que en España los medios estén excesivamente politizados, aunque señala que quizá una de las causas de que los ciudadanos tengan una mala imagen de la profesión sea porque consideren que la tendencia política de algunos medios “desacredita su actividad como medio de comunicación objetivo”.

– PREGUNTA: Los datos de audiencia del pasado mes sitúan su informativo como el más seguido por la audiencia, ¿Cómo se siente?

– RESPUESTA: Más que en primera persona del singular me gusta hablar en primera persona en plural, como parte del equipo de Antena 3 Informativos. Los datos de julio confirman la tendencia que se empezó a marcar en los meses anteriores (…) Eso nos hace pensar que estamos en el buen camino, haciendo un informativo que está gustando a los espectadores de ese tramo horario y ese es nuestro interés.

– P: ¿Qué tienen sus informativos que no tiene el resto?

– R: Nunca es fácil saberlo, nosotros intentamos hacer el mejor informativo posible porque mi teoría siempre ha sido esa: se consigue más audiencia cuanto mejor es el producto que ofreces a la gente.

– P: ¿La audiencia prevalece por encima de todo?

– R: Por encima de todo no. Es una cosa muy importante, igual que en todos los medios de comunicación (…) Lógicamente, en la televisión intentamos tener la mayor cantidad de espectadores y somos además una televisión comercial, ¿eso hace que hagamos cualquier cosa por tener audiencia? Si por cualquier cosa entendemos buena información, sí, hacemos cualquier cosa por tener buena información y por tener un informativo que sea un producto de calidad.

– P: Ha pasado de trabajar en una televisión pública a una privada. ¿Hay diferencia a la hora de desempeñar su trabajo?

– R: Cada empresa es diferente, incluso al margen de que sea pública o privada. Cada una tiene su cultura, sus costumbres, su forma de trabajar, en eso sí puedes encontrar diferencias pero tampoco tan grandes. En el ámbito informativo, mi experiencia no ha sido muy distinta de trabajar en un medio público a hacerlo en uno privado.

– P: ¿Se reciben más presiones en uno o en otro?

– R: Las presiones, los intereses políticos y económicos siempre existen, estés en un sitio u otro, pero yo creo que nosotros trascendemos bastante de eso; nos dedicamos a la información e intentamos que la gente esté bien informada a través de nuestro programa.

– P: Los informativos de TVE están siendo muy atacados a raíz de la pérdida de audiencia que experimentan desde hace unos meses y tras haber estado más de cinco años siendo líderes. ¿Hay razones para esas críticas?

– R: Yo no quisiera meterme en los problemas de otros, ya no me corresponde hacerlo y supongo que ellos tendrán sus circunstancias. Las críticas a TVE son una costumbre muy habitual en todos los tiempos. Siempre ha sido así, a veces más acentuadas, otras menos.

– P: ¿Cree que debería volver la publicidad a TVE?

– R: Yo creo que el sistema que se estableció hace unos años ya se ha consolidado y lo que no se puede es estar cambiando ese modelo permanentemente. Ya se estableció en su día que eso tenía que ser así, y así se está haciendo y así debe continuar.

– P: ¿Qué radiografía hace de la situación actual del periodismo?

– R: No vivimos tiempos fáciles en ningún ámbito (…) Creo que todo es mejorable y es también nuestra responsabilidad como periodistas intentar mejorar lo que producimos para la gente. Lo intentamos en circunstancias difíciles pero tenemos recorrido por hacer y creo que podemos mejorar.

– P: ¿Están en España excesivamente politizados los medios de comunicación?

– R: No creo que lo estén más que en otros sitios. Es más, creo que está bien que estén politizados si hablamos en sentido de que se ocupan mucho de las cuestiones políticas. Si hablamos de politizados en el sentido de que cada medio tiene una línea editorial determinada, eso también pasa en otros lugares (…) Hay mucha variedad de medios y la gente tiene opciones para elegir y eso es parte de la libertad de información.

– P: ¿Existe autocrítica en la profesión?

– R: Sí, yo creo que sí la hay, al menos en el ámbito en que yo me muevo (…) Es verdad que no todas las cosas se hacen en todos los medios y el hecho de que alguno haga algo que pueda ser criticado, no quiere decir que todos los medios lo hagan. Hay muchos medios, cada uno hace las cosas a su manera y todos somos criticables, todos nos merecemos la crítica de vez en cuando y hay que aceptarlas para ayudar a mejorar las cosas.

– P: ¿Qué hacemos mal los periodistas para que los ciudadanos tengan tan mala opinión de nosotros, tal y como demuestran los datos del CIS?

– R: Pues sí, quizá no hayamos hecho siempre bien nuestro trabajo. Quizá haya un sector de la población que con razón considere que la tendencia política que puedan tener algunos medios, desacredita su actividad como medio de comunicación objetivo, aunque es verdad que la objetividad es muy complicada y hay gente que confunde su propia opinión con la objetividad, con lo cual es muy difícil conseguir que alguien vea como objetivos a los demás si no piensa lo mismo.

Entiendo que la gente se pueda enfadar y tienen además el derecho a hacerlo, y nosotros lo que tenemos que hacer es estar atentos a ese sentimiento extendido en un sector muy amplio de la población y tratar de mejorar nuestra forma de trabajar para dar satisfacción a todo el público.

– P: ¿Crees que ha vencido la opinión a la información en el periodismo?

– R: Es verdad que ahora hay mucha opinión en los medios, a mí no me parece mal que la haya (…) No creo que la opinión esté solapando a la información en absoluto, pero lo que tiene que quedar muy claro es cuándo estamos opinando y cuándo informando.

– P: ¿Cualquiera puede ser tertuliano?

– R: Cualquiera no debe ser tertuliano. Para ser tertuliano hay que tener un cierto bagaje profesional en los ámbitos importantes de la información, que sea reconocible y que sea respetado por la gente que lo ve (…) En cualquier caso, yo siempre recomiendo la misma cosa a la gente que hace esa crítica: si hay una tertulia que no te gusta, no la veas; si hay un periodista que crees que no es objetivo o cuya opinión no te interesa, pues no lo veas y ya está.

– P: ¿Cree que desaparecerán los medios en papel?

– R: Desaparecer no, cambiar seguramente sí. Y nosotros también, la televisión tendrá que ir cambiando y la radio también, pero eso no es malo necesariamente. Los primeros que se están viendo afectados son los periódicos, pero yo tiendo a pensar -quizá porque es mi deseo también- que se mantendrán y que seguirán existiendo porque es una tradición que es parte del periodismo de toda la vida y creo que continuarán, de otra manera, quizás más centrados en el análisis que en la noticia pura y dura.

– P: ¿Con qué momento profesional te quedas?

– R: Upsss, quizás más de uno… Uno siempre recuerda los momentos de las noticias importantes que ha tenido que cubrir; por desgracia, muchas de ellas tristes como el 11S o el 11M. Me quedo también con algunas elecciones americanas que he cubierto, pero en cualquier caso, espero que el mejor momento esté por llegar. Sueño con el día en el que pueda abrir el informativo diciendo: “Hoy se ha acabado el paro en España”. Esa es la noticia que estoy deseando dar y que me gustaría dar cuanto antes.

Por Raquel de Blas

Comentarios de Facebook