Quantcast

Sammy Harkham, un ilustrador “minoritario” para la mayoría

La encargada de embarcarse en esta aventura ha sido la editorial Fulgencio Pimentel, creada en Logroño 2006, aunque, según ha contado a Efe su editor, César Sánchez, no fue hasta 2011 cuando sacaron “un buen puñado de libros”.

“Todo y nada” forma parte de esos títulos del mundo del cómic que Fulgencio Pimentel elige, tal y como ha apuntado Sánchez, porque es una editorial que necesita “hacer libros bonitos”.

Y bonito es este cómic que recoge la nómina casi completa de las historias cortas y “autoconclusivas” de su autor, incluyendo quince páginas inéditas que no fueron incluidas en la edición original norteamericana.

“Sammy Karkham tampoco es uno de esos autores de cabecera para nosotros. Lo es más en espíritu que como autor, pero él nos interesaba mucho porque es uno de esos tíos de los que quieres saber qué está haciendo y cómo se maneja. Es un hombre polémico, muy divertido, y el trato con él ha sido delicioso”, ha dicho Sánchez.

Para la editorial, el “estilo clásico” de Harkham es a la vez “preciso y elocuente”, capaz de condensar grandes dosis de emoción e información en solo unos pocos diálogos y viñetas, llenos de matices.

Bajo estas premisas, “Todo y nada” recoge historias que se desarrollan en marcos tan dispares como Luvabitch, donde el autor se sitúa a sí mismo en el epicentro del judaísmo jasídico para narrar un episodio rural, o Somersaulting, la historieta de un abúlico romance de verano protagonizado por dos adolescentes en la Australia meridional.

Junto a estos relatos, la obra ofrece también al lector multitud de historietas cortas protagonizadas directa o tangencialmente por Napoleón, John Merrick, firmas de New Yorker y nombres esenciales del cómic estadounidense como Chris Oliveros, Tom Devlin, James Sturm, Daniel Clowes, Kevin Huizenga, C.F. o Gary Panter.

En esta edición es español, la obra ha sufrido algunos cambios que han sido bien recibidos por Harkham.

“Sammy nos ha ayudado mucho. Nosotros hemos agrandado el formato y hemos ampliado algunas historietas que en su libro tenían cuatro páginas y las hemos sacado a nueve. También le hemos dado muchas vueltas a la cubierta”, ha descrito el editor de Fulgencio Pimentel.

Pero, tras esta descripción, Sánchez tiene muy claro que la edición española es “muy interesante” aunque “no es un negocio”.

Y es que, en la idiosincrasia de esta editorial no está presente el hecho de publicar “titulazos”, sino editar tebeos que les parecen “magníficos”.

“Queremos hacer cómics lo más bonito que podamos, porque somos un poco fetichistas del papel de toda la vida; eso sí, lo que no queremos es arruinarnos”, ha expresado.

En conjunto, “Todo y nada”, que salió a la venta en julio con una primera edición de 1.000 ejemplares, confirma “el lugar privilegiado de Harkham entre los mejores narradores de su generación”.

Por Pilar Martín

Comentarios de Facebook