Quantcast

Israelíes Kol Dodi debutan en España con su amor bíblico intimista y enérgico

“La canción de las canciones”, la parte del libro sagrado escrita por el rey Salomón, del Viejo Testamento, es la base del primer disco del grupo de Karny, de 2012, con otros 9 anteriores de pop en solitario desde 1997, con los que llegó a ganar el premio de la SGAE israelí.

Una aventura que comenzó con la recepción de correos electrónicos de un desconocido a su dirección electrónica que la animó a investigar el contenido de la única parte de la Biblia, su Torá, en la que ella sostiene que no se nombra a Dios, a quien, según sus palabras, viene a citarse con la palabra amor, ha comentado en una entrevista con Efe.

“Salomón tenía cientos de mujeres y al final de su vida comprendió que lo único importante era el amor”, pero esos textos “no se pueden cantar sin sentirlos, son demasiado trascendentes y espirituales”, confiesa con su desenfadada estética hippie acabado el breve concierto, que ha sido presentado por el ministro consejero y responsable de política exterior de la embajada de Israel en España, Oren Bar-El.

Ha estado acompañada en el coqueto escenario del castillo del siglo XIII de la ciudad castigada por los terremotos de mayo de 2011 por Tomer Yeshayahu (buzuki y coros), quien también compone, Shahar Haziza (batería y percusión) y Ioguev Glusman (bajo eléctrico), que han dado un respiro de brisa musical con un renovado folk tradicional en la tórrida jornada cantado en hebreo con letras basadas en el amor, con uno mismo, con los demás y con Dios.

La formación reducida a cuarteto a la que ni los inconvenientes e imprevistos ocasionados en el periplo de su primer viaje a España, en el que Air Berlín les ha perdido el equipaje en una de sus tres escalas desde Tel-Aviv, ha pasado de una aparente fatiga a crecerse en el escenario, aun con instrumentos prestados, y a sacar de las voces de Karny y Yeshayahu una certera y preciosista belleza.

Se han echado de menos los arreglos a las canciones de algunas percusiones menores extraviadas en los aterrizajes en Múnich y Palma de Mallorca, pero ha adelantado algunas canciones del segundo disco de este proyecto, “Libavtini”, grabado en Nueva York junto al percusionista brasileño Cyro Baptista y el pianista cubano Elio Villafranca, reconocidos músicos y compositores de jazz, estilo que se ha dejado sentir en los desarrollos instrumentales de cuerdas.

Este disco, que será publicado en Europa a finales de este año, como los anteriores de Karny, no tendrá referencias políticas, porque la artista dice no creer en ella ni “en los que hacen la guerra, solo en los seres humanos”, pero tampoco considera que los artistas tengan que implicarse en esos asuntos: “Somos solo músicos”.

Preguntada por qué pueden hacer los artistas israelíes para contribuir a la paz con los palestinos, esta nieta de judíos españoles nacidos en Madrid, que se reconoce “fanática” del flamenco y que asegura que “para poder ser músico necesitas vivir sentimientos duros y fuertes”, ha respondido que en primer lugar unos y otros deberían tocar en territorios opuestos y que sus mejores amigos son musulmanes.

Comentarios de Facebook