Compartir

El retraso que acumula el equipamiento universitario crea dudas sobre el futuro de la concesión, aprobada en 2010