Compartir

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abordó ayer con el primer ministro británico, David Cameron, las tensiones en Gibraltar, en una conversación telefónica en la que le trasladó que España tiene la «obligación» de realizar controles en la verja de Gibraltar para «evitar tráficos ilícitos» y ha recalcado que considera «inaceptable» la instalación de bloques de cemento en la Bahía de Algecira…