Quantcast

“Desclasificados” vuelve al escenario con la corrupción en plena actualidad

“Ahora estamos donde estamos y los titulares son los que son, pero la obra fue escrita hace ocho años y ya entonces pasaban cosas. La estrenamos en Barcelona hace cuatro años y también pasaban cosas”, ha explicado Riera en una entrevista con Efe.

El nuevo montaje de “Desclasificados” se estrena a nivel nacional en el Teatro Palacio Valdés el próximo viernes, de la mano de un trío de actores conformado por Jordi Rebellón, Alicia Borrachero y Joaquín Climent.

La pieza cuenta la historia de una periodista considerada como la más prestigiosa del país que se enfrenta a la entrevista más difícil de su carrera: un cara a cara con el presidente del Gobierno, “presuntamente implicado en un delito aberrante”.

La trama arranca con un astuto responsable de prensa del presidente que hará todo lo posible para que la entrevistadora dude incluso de sí misma.

El autor aclara que no se trata de una obra sobre política ni es una historia sobre periodistas.

“Lo digo por prudencia, porque lo que no quisiera es que alguien se creyera que la obra es una tesis sobre las relaciones entre política y periodismo. Creo que yo no sería la persona apropiada para ello”, ha explicado.

“En realidad, de lo que habla es de cómo se confrontan los valores y los principios morales de cada uno cuando la situación es muy controvertida y, especialmente, cuando los personajes que se confrontan son personas con responsabilidades públicas como es la periodista y el presidente”, añade.

La versión que se vio de esta obra en Barcelona “funcionó muy bien”, y su autor confía en que ocurra lo mismo en esta nueva aventura que arranca el viernes en Avilés.

A la pregunta de si hay que ser un valiente para embarcarse en una nueva aventura teatral, Riera responde que, efectivamente, el género “es un enfermo crónico”.

“Pero lleva 2.500 años resintiendo y, si ha pasado por todo tipo de pruebas, ésta también la pasará”, ha aseverado el director, para añadir que eso será así “por mucho que haya políticos responsables de cultura como los que hay”.

Trabajar con actores consolidados como Jordi Rebellón, Alicia Borrachero o Joaquín Climent “ha sido una gozada, porque son grandes profesionales que se han entregado desde el primer momento”.

“Ya se conocían y hay empatía y complicidad, su trabajo ha sido fácil, ameno y amable, sólo puedo decir cosas buenas”, ha señalado en alusión a este conocido elenco.

Después del estreno en Avilés, el montaje recalará el 17 de agosto en San Javier (Murcia) para ir al Bellas Artes de Madrid a partir del 21 de agosto, antes de una gira por otras ciudades que arrancará en octubre.

Comentarios de Facebook