Quantcast

Barenboim asegura que “Andalucía es el sitio más natural para la Divan West-East”

“Andalucía es el sitio más natural para un proyecto como éste”, porque “no seríamos los mismos sin esos siete siglos de convivencia (de judíos y musulmanes), y Andalucía tampoco sería lo mismo sin esa presencia judía y musulmana”, ha señalado hoy el maestro, que cada año dirige aquí a jóvenes músicos israelíes, palestinos, de otros países de Oriente Medio y andaluces.

En conferencia de prensa posterior al último ensayo de la orquesta, Barenboim ha asegurado que, “cuando hay posibilidades económicas, se pueden hacer más cosas y, cuando no, hay que limitarse a lo esencial”.

Por eso, lo importante ahora es la reunión anual de jóvenes músicos en Sevilla y las escuelas de educación musical que la Fundación Barenboim-Said mantiene en los territorios palestinos ocupados.

Sobre el futuro de la orquesta y de la fundación, Barenboim ha señalado que es un asunto que “no va con la política, no es de derecha ni de izquierda, ni de delante o atrás”, y que “España, a diferencia de otros países, tiene el deber de mantener un contacto muy estrecho con Medio Oriente”.

Barenboim ha anunciado que la orquesta, el año próximo, cambiará su actividad de verano a enero, y también su programa musical, ya que en enero próximo, en vez de programa sinfónico, hará el segundo acto de “Tristán e Isolda”, y que en vez de un solo proyecto de seis o siete semanas de duración pondrá en marcha dos o tres proyectos más cortos al año.

Igualmente, ha anunciado que la Fundación Baremboin-Said, que creó con su amigo el intelectual palestino Edward Said poco antes de su muerte hace diez años, sumará sus esfuerzos con la de Elena Rostropovich, hija del mítico intérprete, que ha creado coros infantiles en países de Oriente Medio y quien hoy le ha acompañado en Sevilla.

Barenboim ha pedido a las autoridades israelíes que les permitan el acceso en 2015 para hacer una actuación en Gaza promovida por ambas entidades, y ha recordado que, cuando ya actuó allí hace dos años dirigiendo a una orquesta europea, fue un solo día, pero que resultó algo “inolvidable” y que, entonces, prometió a los palestinos que volvería.

Al recordar que entonces tuvieron que acceder a Gaza por Egipto, poniendo en uso un aeropuerto militar que llevaba siete años cerrado, el maestro ha ironizado diciendo que la próxima actuación no será hasta 2015 y que las autoridades israelíes tienen tiempo suficiente para preverla, por lo que les ha pedido “que dejen entrar a la gente”.

Barenboim ha estado acompañado de Miriam Said, viuda de Edward Said, quien ha asegurado que, “si está despegando” el proyecto de educación musical en los territorios ocupados, “ha sido gracias a Andalucía”.

En sus inicios, la Fundación Barenboim-Said y la orquesta llegó a contar con un presupuesto de tres millones de euros, de los que 2,5 eran aportados por la Junta andaluza, y esa cantidad se ha ido reduciendo hasta los 1,37 millones de euros, de los que la Junta sigue aportando 1,13 millones.

Al ser preguntado por Susana Díaz como sucesora de José Antonio Griñán en la Presidencia de la Junta de Andalucía, ha contestado: “Siento que tengo relaciones más fáciles con las mujeres que con los hombres; y esto augura bien”, tras lo cual la ha calificado de “persona muy inteligente y simpática”.

A la pregunta sobre el anterior candidato del PP andaluz, Javier Arenas, cuando cuestionó la pervivencia de la orquesta con cargo a la Junta, ha contestado: “He vivido demasiados años en este mundo para aprender que nunca hay que comentar cosas sobre candidatos”.

La Divan West-Eastern actuará en el Maestranza de Sevilla el viernes, en el Palacio de Carlos V de Granada el sábado y posteriormente girará, como es habitual, por escenarios europeos como Salzburgo y Lucerna, interpretando obras de Verdi, Berlioz, Wagner y Beethoven.

Comentarios de Facebook