Compartir

El gobierno local asegura que no quiere «crear polémica» y señala que se respetará la decisión del Principado pese a los informes municipales