Compartir

Hippies y moteros animaron este fin de semana el comienzo de las fiestas en Cabezón de la Sal, donde la apertura de un mercado de aquella época -los años 60, 70 y 80- y la 'quedada' de más de cien motoristas a bordo de sus espectaculares vehículos hicieron las delicias de los vecinos y visitantes de la villa.