Quantcast

El director de ABC cree que los periodistas deben de informar “no gobernar o juzgar”

Rubido (A Coruña, 1958) defiende, en una entrevista con Efe, que los periodistas tienen que dar una información “buena y veraz” y aportar después una “reflexión serena”, algo que, en su opinión, no ocurre en estos momentos “de mucha histeria periodística” en los que se está “deformando” permanentemente la realidad.

Se define como “muy ambicioso” y quiere situar a ABC como el primer diario nacional, y, aunque asegura que algún día desaparecerán los medios en papel, cree que aún “les queda larga vida”.

PREGUNTA: ¿Cree que en España los medios de comunicación están excesivamente politizados?

RESPUESTA: No más que en otros países. Lo que hay en España es la politización de determinados personajes. Hay una sobreactuación de determinados periodistas que pasan a ser jueces, fiscales, policías, y a mi me parece que ese no es el papel que debemos jugar los periodistas. Nosotros los periodistas somos una especie de conciencia crítica del poder pero no debemos tomar iniciativas que en una democracia están muy bien asignadas.

P: ¿Hay autocrítica en la profesión?

R: No la suficiente, debería haber muchísima más. Al igual que digo que no estamos más politizados que en otros países, insisto en que hay un papel que los periodistas no deberíamos jugar porque no nos corresponde. Nosotros tenemos que dar información veraz y buena y después aportar una reflexión serena para que la opinión publica se pueda configurar su opinión. Informaciones veraces, opiniones independientes, pero ahí se termina nuestro papel. No podemos pretender gobernar, juzgar, encarcelar, etcétera.

P: ¿Ha vencido la opinión a la información en el periodismo?

R: Sí, creo que estamos en un momento, que también tiene que ver con la crisis del país, de mucha histeria periodística. Es un reflejo del estilo de la propia sociedad, que está muy angustiada con la crisis, con la corrupción, y al final siempre somos un reflejo, pero en esta ocasión, se está cumpliendo lo que decía Valle Inclán (…) Estamos instalados más que nunca en algo muy español, el esperpento a través de los medios de comunicación, estamos deformando permanentemente la realidad.

P: ¿Cómo ve la situación actual del periodismo?

R: Creo que el periodismo no es ajeno a todos los excesos que tuvo la sociedad española en los últimos 10-15 años, y como consecuencia, sufre una suma de cuatro crisis distintas.

Sufrimos la crisis económica, que se refleja en que no tenemos publicidad y que no vendemos ejemplares. Tenemos una crisis de modelo que tiene que ver con la irrupción de las nuevas tecnologías: no sabemos el modelo de negocio de futuro de los periódicos, estamos dando palos de ciego.

Hay una crisis de tamaño y es que, evidentemente, sobramos la mitad. Madrid tiene 5 periódicos de información general, 2 deportivos, 3 económicos; y en Londres, con 12 millones de habitantes, hay 4 diarios de información general. Aquí yo diría que sobran entre 2 y 3 periódicos de información general, pero también en el conjunto de España, que tiene unas 150 cabeceras (…)

Tenemos un negocio en el que viven muchos de forma artificial y al vivir de forma artificial se están pervirtiendo porque cuando tú no eres rentable, no eres libre. Tenemos que ser rentables para ser libres y mantener la línea editorial que tú quieras.

Y además existe una crisis de ansiedad. Todos los días tenemos que contar un Watergate y un caso así te sale una vez cada 50 años, tú derrocas al presidente de un país cada 50 años. Es una profesión con un nivel de frustración muy grande.

Creo que la forma de reivindicar el periodismo es desde la serenidad, informando, dando muchos datos, considerando al lector una persona adulta y mayor de edad, que es responsable y que sabe lo que está leyendo y sabe lo que escoge, y aportándole aquel nivel de análisis que le pueda ayudar a conformar un estado de opinión.

P: ¿Cree que la clase política ha hecho un ejercicio de transparencia durante la comparecencia del presidente del Gobierno para dar cuenta del caso Bárcenas?

R: No hubo lugar a ninguna sorpresa, sabíamos perfectamente el guión que iba a jugar todo el mundo. A mí me asombra mucho la poca capacidad de sorprendernos que tiene la clase política, lo poco original que es (…).

Me pareció más convincente el presidente, que reconoció que se había fiado de una persona a la que consideró inocente y después no lo era (…) Probablemente la persona menos responsable del papel que ha jugado Bárcenas y su enriquecimiento ilícito a través de la financiación irregular del PP es el señor Rajoy, sino que los son sus antecesores.

P: ¿Qué opina sobre la polémica generada a raíz de la rueda de prensa que ofreció Rajoy junto a su homólogo polaco en la que, en contra de los pactado por los informadores, el presidente del Gobierno no dio la palabra al periodista de “El Mundo”?

R: A mi me parece una polémica inútil y que nos avergüenza con el resto de los países. Desde cuándo hay que pactar y desde cuándo el pacto beneficia exclusivamente a dos diarios. Yo soy un director de ABC muy ambicioso y quiero que sea el primer diario nacional y no quiero pactar con El País y con El Mundo que son mis rivales (…)

Y después, la infamia de decir que nosotros habíamos a su vez pactado con el presidente del Gobierno, eso ya me parece una infamia y una falta absoluta de honestidad profesional. No sólo no es cierto que hayamos pactado, si no que me parece una agresión al libre ejercicio de la profesión.

P: ¿Cómo han afectado los últimos escándalos de la casa Real a la opinión que los españoles tienen de sus miembros? ¿España es más republicana que antes?

R: No sé si España es más republicana, lo que sí creo es que evidentemente los escándalos del señor Urdangarin y algún otro escándalo han deteriorado la imagen de la institución y de la Casa Real. Decir lo contrario sería estar ciegos a la realidad.

Nosotros somos el único periódico que se define como monárquico y lo que defendemos es la institución, no defendemos a las personas (…) Quienes forman parte de esa institución tienen que ser ejemplares y tienen que esforzarse porque una de las pocas cosas que pueden proyectarle a la sociedad es la ejemplaridad (…) Y las cosas que han ocurrido van en la dirección contraria (…) No defendemos los comportamientos ilícitos de las personas que están dentro de la Corona.

P: ¿Cree que el Rey debe abdicar?

R: No, porque abdicar en crisis lo único que hace es debilitar aún más a tu sucesor (…) No es oportuno que el Rey abdique, debe hacerlo en un momento de gran entereza, pero tiene que dejar la Corona al Príncipe, del que no tengo ninguna duda de que será un extraordinario monarca, en un momento de fortaleza, ahora no.

P: ¿Se plantea ABC cobrar por sus contenidos digitales?

R: No, de momento no. España es el único país de entorno occidental donde los periódicos son la primeras páginas webs de demanda de información. En Francia, Gran Bretaña, Italia las primeras son cadenas de televisión; en cambio, en España son El País, El Mundo y ABC.

En esa 'Champions' que jugamos los tres, el que más ha crecido en el último año hemos sido nosotros, casi un 38 % frente a nuestros dos rivales directos. Estamos con una media diaria que bordea el millón y medio de usuarios únicos, por lo tanto, ese crecimiento y esa progresión no la vamos a parar con el cobro (…) Evidentemente, no vamos a renunciar al crecimiento que representa una web en abierto.

P: Ante el mundo digital que nos aborda por todas partes, ¿cree que peligran los medios en papel?

R: Yo creo que algún día desaparecerán pero creo que de momento le queda larga vida al papel.

Comentarios de Facebook