Compartir

La receta planteada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) a España de bajar un 10% los sueldos para acelerar la creación de empleo ha desatado una avalancha de críticas. Sindicatos y partidos políticos cargaron ayer con dureza contra una medida que, en su opinión, solo agravaría la recesión.